Bolivia

Una aventura de ensueño por La Chiquitanía parte II

Milo6 comentarios1140 vistas
Milo Osorio en la Torre de David

Estos son los renglones del diario que nos regaló la aventura al querer llevarnos como recuerdo nuestro paso por La Chiquitanía, en esta su segunda parte les daré a conocer cómo vivimos nuestros últimos días explorando Chochís y San José de Chiquitos, dos principales lugares que se adueñaron de nuestra alegría y que esperamos algún día conozcas para que esta enorme zona natural nunca pierda su hermosa esencia.

Si quieres ver el inicio de esta historia, el cual comenzó en Aguas Calientes y narró Ly con todo su amor, te recomiendo que des clic aquí, de lo contrario sigue conmigo mientras descubrimos juntos las vivencias de este recorrido utópico por La Chiquitanía.

Chiquitanía

La caída del sol se acercaba y aún estábamos lejos de nuestro destino, pero después de un tiempo esperando haciendo auto-stop corrimos con la suerte de lograr que dos bolivianos de gran corazón nos llevarán en su camión hasta Chochís; nuestro encuentro con uno de los paisajes más asombrosos que habíamos visto en nuestra vida.

Chochís

Antes de que este viaje iniciara habíamos tenido la suerte de que nuestra gran anfitriona de Santa Cruz de la Sierra nos mostrara una foto de la famosa muela del diablo, una obra maestra hecha por la madre tierra que ya desde el momento en que nos bajamos del camión estábamos viendo, era increíble ver tal formación rocosa, en anterioridad habíamos visto muchas muelas del diablo en varios países porque sinceramente hay muchas pero esto era diferente, esto era la mejor de las muelas.

Comenzamos a caminar a acercarnos al pueblo pero sin perder de vista esa escultura impresionante y mirando también la impresionante serranía de Chochís que se robaba nuestras miradas sin pedir permiso, la temporada de lluvias se estaba acercando y los truenos retumbaban desde la montaña rocosa, era como estar en una película, por ello ingresamos al pueblo, tan pequeño y tranquilo que daba gusto caminar por sus andenes y aunque nuestra intensión era visitarlo, lo pasamos de largo rápidamente para encontrar un lugar donde pernoctar en nuestra carpa.

Torre de David

Como buenos viajeros entablamos rápidamente conversación con algunas personas del pueblo y fue allí donde nos enteramos que la muela del diablo de chochís también era conocida por el nombre de La Torre de David, nombre un poco más coloquial pero que muy pocas personas utilizaban, entonces fue ahí que recordé Aramu Muru en perú al que llaman como la puerta del diablo y me di cuenta que a nosotros los seres humanos nos gusta inculcarnos miedo a nosotros mismos porque a casi todo lo llamamos del diablo.

Torre de David

Lo que si era verdadero era la historia que contaban los habitantes acerca de los avistamientos extra terrestres que se lograban ver en las noches, escuchamos que en la cima de la serranía había una base alienígena y que era un lugar donde en la oscuridad de la noche naves provenientes de otras galaxias hacían rondas y permitía que algunos de los habitantes o turistas de Chochís vislumbrarán con asombro y miedo en sus miradas.

El Velo de la Novia

Era nuestro objetivo desde un inicio, acampar a los pies del velo de la novia por ello pedimos algunas indicaciones en el pueblo y ayudados por nuestro mapa comenzamos a acercarnos a una cascada que sabíamos iba a ser espectacular. La entrada era tan natural y llena de ese color verde que abunda en las zonas selváticas que nos obligaba a caminar observando los más mínimos detalles otorgados por la naturaleza y respirando el aire más puro, ese que solo se aspira lejos de las ciudades y del que en este momento estás imaginando la última vez que sentiste algo igual.

Piedras gigantes y raíces de árboles abrazándolas para convertirse en un solo ser era el adorno de este sendero mágico que nos transportaba a otro mundo, era el camino ideal en el que cualquiera desearía estar pero faltaba un ingrediente especial para que todo fuera perfecto, aún no habíamos tenido la oportunidad de ver algún animal pero eso no tardaría mucho en cambiar después de que escuchamos un sonido difícil de ignorar, dados algunos pasos cerca de un árbol de gran tamaño situado al lado del Velo de la Novia observamos croar una rana, única en su especie y de la cual después de una búsqueda exhaustiva en internet no lograríamos encontrar información, debido a la cantidad de especies que ve nacer cada día la zona selvática boliviana.

El Velo de la Novia posaba solo para nosotros aquella tarde, había un poco de basura dejada por los turistas la cual no tardaría mucho en ser recogida por nosotros y entre ella nos sorprendió un pañal de bebe algo no muy raro pero si muy triste que se encuentra la mayoría de las veces en los lugares gracias a madres y padres desaseados y sin criterio.

Dejando a un lado el regaño y volviendo un poco a este lugar de ensueño te diré que esta cascada de alrededor de 12 metros tiene a sus pies el tronco de un árbol en el cual han tallado algunos animales espectaculares que representan la fauna Chiquitana, el agua de la cascada es espectacular y un tanto fría pero una vez que entramos para tomar un baño y disfrutar de ella ya no queríamos salir.

Pernoctamos allí y toda la noche llovió con mucha fuerza lo que nos asustaba un poco ya que los rayos no dejaban de sonar cerca nuestro, los árboles golpeados por ellos caían, sinceramente no sé que tan cerca o lejos pero el sonido era tan fuerte que imaginamos hasta uno cayendo encima de nosotros y así fue como los rayos de la noche se convirtieron en los rayos de luz que iluminarían nuestra carpa en la mañana siguiente en la que tuvimos la suerte de ver la hembra de la rana con sus crías a su espalda, tan espectacular como ninguna otra.

El Mirador de Chochís

Cómo no ir a un lugar en el que lograríamos tener una visual completa de la zona en que nos encontrábamos, era algo imposible para nosotros en aquel instante, pero debíamos hacer un largo recorrido y la lluvia iba a ser nuestra fiel compañera durante el trayecto que comprendía volver a inicio del camino del Velo de la Novia, caminar 100 metros más siguiendo los rieles del tren y volver a entrar en otro sendero, uno menos transitado, con más inclinación y una distancia un poco más larga que la anteriormente caminada en dirección a la cascada.

Ly Lagos

En la mitad del camino, los monos eran los actores principales de esta aventura, una familia completa moraba en aquella zona y acercándonos con sigilo total solo para observarlos, tomarles fotos e intentar no asustarlos el alfa entre ellos nos detecto rápidamente y avisó a los demás para huir despavoridos de nosotros; la especie más peligrosa del mundo, pero nos escondimos y logramos tomar algunas que para nuestro gusto fueron perfectas.

El mirador ubicado a 700 m.s.n.m, una roca inmensa que hacía parte de la serranía de Chochís, desde allí una vista que hablaba por sí sola, no precisaba nada más, era el lugar perfecto para admirar lo vasto de este mundo, las nubes no nos permitieron ver más allá de la cima de la serranía pero nuestra mente e imaginación viajaban más lejos de lo que nuestra vista podría lograr fotografiar.

Chochís

¿Logras imaginar todo aquello que esconde esta gran serranía a sus alrededores y en su cima?

Espero siga así de natural este lugar y el ser humano no empiece a acabar con él para que siga ocultando esa belleza que nosotros solo imaginamos.

Santuario Mariano de la Torre

Situado a los pies de la Torre de David se encuentra un santuario que debíamos visitar obligatoriamente, realmente y siéndote sincero fuimos más por acercarnos a esta imponente estructura natural pero nos sorprendimos al llegar al templo de fe y devoción construido por artesanos locales con muchísima habilidad y conocimientos.

Este Santuario guarda en sí la historia del mundo narrada a través de los ojos de la religión en unas obras maestras realizadas en madera y además si tienes suerte al visitar este lugar el 15 de agosto y eres creyente te encontrarás con la peregrinación y congregación más grande que reúne a miles de devotos de diferentes partes de Bolivia y el mundo dada en honor a la Virgen de la Asunta, protectora de Chochís.

Como si fuera poco este lugar tiene acceso especial a la Torre de David, por ello nosotros no perdimos esta oportunidad de caminar a los pies de la misma y observar a la lejanía un paisaje que espero mis ojos jamás olviden y quiero que me disculpen pero para mí es imposible narrar una historia sin traer a colación el recuerdo que tuve en el preciso instante en que observé ese paraje, no sé cuantos de ustedes vieron la serie animada Dragón Ball Z pero díganme si este lugar no les recuerda aquel lugar donde combatían estos personajes que hicieron más felices los días de nuestra niñez.

San José de Chiquitos

Aquí es donde comenzó la historia de las misiones jesuíticas de La Chiquitanía, aquellos monjes que vinieron a las tierras bolivianas con el motivo de extender sus creencias y traer a los nativos una historia diferente a la que ellos ya vivían, imagino que la llegada de ellos fue la que dio inició el gran mestizaje que existe en la actualidad en el oriente boliviano, se habla mucho de estas misiones que se extendieron al rededor de las zonas selváticas de Suramérica y muchas películas ya nos narran historias de lo que vivieron estos monjes en sus misiones de vida.

El templo situado en el parque principal de la ciudad es espectacular, su historia se remonta al 1733 tiempo en el que estaba se encontraba en apogeo estas misiones y aunque no visitamos su museo religioso lo que sí no nos perdimos fue la iglesia y su interior, un altar ostentoso dedicado a los santos  y en general una iglesia que sitúo entre las más bonitas que he visto en toda mi vida, nosotros no fuimos a San Miguel de Chiquitos que es otro lugar donde está ubicada una de las más hermosas y por ello te recomiendo que no dejes de visitar este pueblo situado entre Roboré y Aguas Calientes.

A tan solo dos kilómetros de San José se encuentra Santa Cruz La Vieja, el lugar que vio nacer uno de los primeros poblados humanos de la zona, la actual Santa Cruz de la Sierra, nosotros fuimos esperanzados en encontrarnos un sitio que guardara mucha historia ya fue construido en 1561 y eso ya había sido hace mucho tiempo, tanto así que cuando llegamos después de caminar todo el trayecto nos encontramos con un lugar que sinceramente no nos agradó mucho, pero todo es cuestión de perspectiva y quizá no comprendimos en aquel entonces el valor que puede tener este pedazo de tierra con cimientos de la historia de un pueblo.

Los carnavales chiquitanos son muy coloridos y veo necesario mencionarlos por si tienes la oportunidad de cuadrar tu viaje para el dos de febrero y así para vivir algo diferente para que nos cuentes en los comentarios lo agradable que son.

Cuéntanos en los comentario cómo te pareció esta aventura que espero haya hecho que tus ganas de viajar aumenten para no te quedes en casa a esperar que los días pasen, recuerda siempre que nunca estamos tan viejos para hacer realidad ese sueño de conocer el mundo.

Vive feliz, vive libre.

Milo
Viajero utópico que movido por su pasión te llevará a lugares asombrosos.

6 Comentarios

  1. Milo muy bien, es magnífico todo cuanto nos muestras y describes con relaciones históricas desde 1733… hermosas las imágenes de la muela del Diablo, las panorámicas de selva virgen circundada por la espesura verde y la presencia de los recursos hídricos que tanto vienen escaseando en el mundo… te recomiendo que nos muestres y relaciones a tus benefactores que te acogieron con amor y desinterés en cada lugar de tan preciosos lugares, es algo de justicia, además quiero que me aclares que tiene que ver ese Aguas Calientes con el lugar así nombrado cerca a Machupichu (Perú), por otra parte te doy gracias por trazar nueva rutas de turismo para quienes te seguimos en el planeta… desde Medellín-Colombia,les queremos, saludes a Ly, Virgil.

    1. De nuevo te agradezco por siempre estar pendiente de nuestro recorrido por Suramérica, el agradecimiento a nuestro anfitriones de cada lugar es algo que es del corazón, a ellos lo hicimos en la primera parte de este artículo que fueron varios días en los que muchos de ellos acampamos en lugares donde no había ninguna personas, por otro lado te cuento que los dos aguas calientes que relacionaste en la pregunta, lo único que tienen en similar es que tienen nacimientos de aguas termales, pues el pueblo de Aguas Calientes de Perú tomó ese nombre vulgar porque antes de llamarse Machu Picchu pueblo era llamado por el nacimiento de agua caliente que tenía allá mismo, al igual que este Aguas Calientes de Bolivia que tiene el nacimiento más largo del mundo.

      Un abrazo gigante y esperamos verte nuevamente por acá.

      Vive feliz, vive libre.

  2. Buen viaje milo, te escribo desde Santa Cruz-Bolivia. He tenido la oportunidad de hacer ese mismo recorrido y al leer todas sus aventuras vienen a mi mente cada momento que pasé por la chiquitania, bendiciones. Siempre son bienvenidos a Santa Cruz donde es ley del cruceño la hospitalidad.

    1. Hola Alex, primero que todo gracias por tus palabras, es espectacular leer una líneas de alguien que caminó por los mismos senderos, Santa Cruz de la Sierra me trae muchísimos recuerdos, mismos que volvería a vivir sin dudar, y ni hablar de La Chiquitanía, es hermosa, gracias por recordarnos estos lindos parajes, te mando un abrazo y cuando volvamos a Santa Cruz te lo haremos saber para volver a vivir la linda hospitalidad de ustedes lo cruceños.

      Vive feliz, vive libre.

  3. Estimado.
    Feliz que haya venido a mi pueblo Chochís. Sean bienvenidos.
    Una sola aclaracion, aquella formación rocosa se le conoce como la torre de chochís, ya que la muela del diablo esta mucho más al sur en pleno Chaco boliviano.
    Saludos.

    1. Señor Pastor, muy buenas tardes, primero que todo saludarlo y segundo decirle gracias por la aclaración, por cierto, nos encantó Chochís, ustedes allá disfrutan de una naturaleza encantadora, esperamos que siga así durante mucho tiempo más, pues es ella la que les da la vida que tienen. Esperamos volver, algún día quizá, para ir a conocer la verdadera muela del diablo del Chaco. Un abrazo gigante y recuerda…

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario