Perú

Túcume; el admirable valle de las pirámides

Ly9 comentarios1804 vistas

Túcume fue habitado por la cultura Lambayeque durante muchos años, luego la cultura Chimú se apoderó de estas tierras y finalmente fueron los incas quienes reinaron hasta la conquista española, pero hoy nos centraremos en quienes hicieron de este lugar algo posible; los Lambayeque.

El sitio arqueológico de Túcume está ubicado a 2 km del pueblo Túcume, este valle está conformado por 26 pirámides que en la antigüedad cumplían la misión de centros administrativos y ceremoniales de la llamada cultura Lambayeque, llamada así por el nombre de la misma zona o Sicán, por el descubrimiento de un dignatario encontrado en Batán Grande a quien dieron por nombre El Señor de Sicán.
(Sicán fue el máximo líder encontrado hasta el momento en la cultura Lambayeque, a quien hallaron con artefactos valiosos muy similares a los del Señor de Sipán.)

Esta cultura preincaica existió del año 700 al 1100 D.C, fueron personas expertas en agricultura y metalurgia, era una cultura marítima; cosa que se descubrió gracias a los grabados encontrados en las paredes que representaban el mar, se dice que los Lambayeque desaparecieron tras una sequía que duró más de 30 años.

No teníamos ni idea qué era Túcume por lo que al llegar nos cogió por sorpresa ver en el pueblo algo que parecía una pirámide acabada por el tiempo, así que subimos y desde allí logramos observar que nos faltaba caminar unos cuantos kilómetros para conocer las pirámides reales, no sin antes disfrutar del viento que golpeaba en la cima en la que ya nos encontrábamos y agradecerle a la montaña de arena por permitirnos estar allí.

Mas tarde nos enteramos que habríamos confundido una montaña natural con una pirámide y esto se debe a que las pirámides de la antigüedad, cuyas formas eran geométricas, se ven amorfas hoy en día aparentando ser cerros naturales de arena, esto ocurre por las lluvias que azotan cada cierto tiempo a la costa norte de Perú.

Nuestra llegada al complejo arqueológico de Túcume fue un sin fin de preguntas que no teníamos como responder en su momento, sentimos que estábamos entrando a un mundo desconocido, que es lo que normalmente le sucede a la mayoría de los viajeros cuando pasan por estas tierras, la confusión de las variadas culturas que marcaron las épocas del Perú nos abruman tanto que no se nos pasa por la cabeza que tenemos nuestros pies en lugares que fueron tan grandes.

En la entrada nos contaron que había dos lugares importantes a los qué ir, pero que la hora de nuestra llegada no era conveniente para alcanzar a visitar ambos, nosotros insistimos y nos hablaron sobre una huaca muy famosa y un cerro que para la antigua cultura era la máxima conexión con su Dios ya que allí se efectuaban los sacrificios, además había un museo que explicaba un poco en dónde nos estábamos adentrando.

Así que sin más preámbulos nos dirigimos al museo donde nos dimos cuenta que la fundación de estas pirámides tenían que ver con un súper humano de la época que según cuentan las leyendas había llegado del mar en una gran flota de balsas en las que traía consigo a muchos oficiales, sus concubinas y mujer principal, este personaje llevaba el nombre de Naymlap que significa “ave del agua” y fue él quien se encargó de forjar una dinastía que duraría muchísimos años.

Luego de entender muy poco acerca de la cultura Lambayeque que habitó en Túcume, nos dirigimos por un precioso camino de vida hacia la Huaca Las Balsas, un lugar abierto al público nacional y extranjero desde el 2008.

En este camino nos encontramos un pajarito muy peculiar, no sabemos su nombre pero una mujer se acercó a nosotros diciéndonos que teníamos suerte porque este pájaro rojo cuando se encontraba dandole la espalda a alguien era porque auguraba mala suerte para esa persona y que en cambio si estaba de frente era porque nosotros teníamos mucha suerte.

Huaca Las Balsas

La Huaca Las Balsas es una elevación encontrada al suroeste del complejo de las pirámides, cuyos muros están decorados con relieves míticos mayormente, en este lugar también se encontró una pequeña zona de morada que tenía cocina, habitaciones y corrales.

Existen muros con relieve que representan aves en hilera, pero estos relieves de aves fueron destruidos hace mucho tiempo y cubiertos con una nueva construcción al parecer de otra cultura, en la que incluyen pisos y rampas decoradas con olas y aves marinas en hilera que portan un objeto circular en sus manos. También se puede observar en estos geroglíficos la pesca como sustento de vida de quienes habitaron estas tierras hace tantos siglos.

Naylamp, debido a su importancia para Túcume por ser quien fundó el lugar, se encuentra también marcado en aquellos muros, llegando en barco como un conquistador con su tumi o cuchillo ceremonial.

Además se encontraron representaciones de dioses, los Lambayeque creían en tres mundos; el mundo de arriba o mundo celeste, donde se ubican las estrellas, los astros y habitan los dioses, el mundo terrestre, donde habitan los seres humanos y realizan actividades, por último, el mundo de abajo o mundo subterráneo, donde yacen los antepasados y se regenera la vida. Probablemente sea esto lo que encaja en sus representaciones de creencias.

Pirámides

Al fin nos encontramos frente a las pirámides de Túcume, fue una gran sorpresa ver su tamaño y nada raro, pues una de ellas tiene el mismo volumen de las pirámides de Egipto. La diferencia entre las pirámides americanas y las de Egipto está en que las americanas forman plataformas que culminan su cima con templos, a esto se le denomina pirámide trunca.

A las pirámides de Túcume en su época se accedía por medio de rampas y el material que usaban para sus construcciones era adobe rectangular pequeño, muchas de las paredes las pintaban o marcaban con diferentes diseños que simbolizaban más que todo aves y personajes marítimos. Al sol de hoy se han encontrado construcciones Incas sobre las Lambayecanas, lo que hace de la conquista incaica sobre esta cultura, una evidencia.

Las más destacadas son Huaca Grande, Huaca Mirador, Huaca Larga, Huaca Pintada, entre otras.

Lo impresionante de toda esta cultura y lo que la conecta con nuestro tiempo es que aún no hemos llegado ni al 10 % de todo lo que esconde, los arqueólogos y demás personas que están trabajando cuidadosamente en las últimas pirámides realizadas por el hombre sienten que nuestra historia aún está muy incompleta, pero a futuro será vital conocer lo sucedido en estas tierras.

Túcume

Obsesionados con el cerro la Raya

La montaña sagrada tutelar de Túcume fue el Cerro La Raya, por su imponencia se le asociaba con una deidad y ante él eran presentados los sacrificios humanos con el fin de ganar favores y aplacar su ira.

En el ritual de sacrificio drogaban a la persona con un alucinógeno hecho con semillas de amala, luego le cortaban la cabeza, le sacaban el corazón y ofrecían su sangre para finalmente enterrarla. Hasta el momento se sabe de 190 sacrificios humanos ocurridos en ese entonces.

“En la falda del cerro había una laguna que nunca se secaba y de esa laguna salía un pez raya… Así pasaban los años y desapareció la raya del agua y la laguna se iba secando secando, hasta que se secó y por eso al cerro le pusieron Cerro La Raya”

Hace siglos no se podía acceder al cerro porque la cultura Lambayeque lo consideraba sagrado así que hicieron un muro por el contorno para que solo pudiesen entrar los sacerdotes y señores de élite, pero como los tiempos han cambiado y ese muro ya no existe, Milo y yo nos obsesionamos con subir para observar y hacernos una imagen de cómo era el valle de las pirámides desde donde solo los sacerdotes lograban observarlo.

Comenzamos a subir y poco a poco nos dábamos cuenta que lo que no nos parecía tan interesante al llegar, debido a que al ingresar a este lugar solo logras observar un cerro y unas pirámides acabadas por el viento intenso que azota la región, pero nuestra mente volaba por los aires al divisar tal magnitud y qué tan grande había sido esta cultura en aquellos tiempos.

Llegar a la cima no representó ninguna dificultad para nosotros pues la energía que allí se sentía era única y nuestra emoción daba un paso delante de nosotros y como la vida en cada aventura nos sorprende, esta vez vimos el mejor atardecer del norte costero peruano y por supuesto, eso remató nuestro día como un día más fenomenal en la ruta por Suramérica Utópica.


Si tienes preguntas escríbenos o déjalas en un comentario y si te gustó este artículo compártelo para que más personas puedan conocer este bello lugar e ir a visitarlo.

Vive feliz, vive libre.

Ly
El mundo es mi país.

9 Comentarios

  1. Muchas gracias Milo y Ly por transmitirnos esta maravillosa experiencia, la cual estoy seguro nos animará a conocer más sobre la historia de la humanidad… Este enfoque, y el respeto por la naturaleza, es lo que más me gusta de sus artículos ¡Felicidades y muchos éxitos en sus aventuras!

    1. Mil gracias Cristian por tus felicitaciones y tus aportes que nos hacen mejorar cada día un poco más, que te gusten nuestros artículos definitivamente es una gran inspiración para continuar con esta Senda, un abrazo con el alma.

    1. Gracias a personas como tú es que la existencia de estos viajeros utópicos es posible, me encanta que te haya gustado y te esperamos por Perú para vivir aventuras geniales juntos.

    1. Hola Luis, para nosotros será un placer que utilices nuestras fotografías para que muestres un poco de lo que es esta hermosa cultura, no olvides respetar los derechos de autor y te deseamos lo mejor en tu nuevo proyecto.

      Vive feliz, vive libre.

    1. Hola Fernando, gracias por tu comentario, nos alegra mucho saber que las tierras norteñas te trataron tan bien, los peruanos en general son muy amables, nuestra estadía por este territorio ha sido de gran acogida 😀

  2. Viajeros, nada más emocionante que apreciar todo cuanto les revela la madre naturaleza,,, con uds descubrimos lo maravilloso e insólito patrimonio de la humanidad,,, esa memoria viva tiene que perdurar como icono de nuestra civilización, su publicación impide que se privaticen los bienes públicos para beneficio de unos pocos,,, Estamos con uds compañeros de senda que por amor al mundo están presentes en tan fascinantes lugares. Virgil

Déjanos un comentario