Bolivia

Una pequeña aventura en Tarija

Ly2 comentarios550 vistas

Tarija es una ciudad del sur de Bolivia ubicada en un valle a 1.874 msnm, conocida en el resto del país porque sus habitantes tienen un acento específico que los diferencia mucho, por su clima sabroso (ni frío ni calor) y por la comida y dulces que acostumbran a disfrutar los lugareños.

Cuando llegamos a Tarija, la ciudad atravesaba un mal momento, mucho más para nosotros como viajeros puesto que era nuestra única oportunidad de conocer bien los lugares maravilla de sus alrededores y el paro de transporte no estaba para nada a nuestro favor, sin embargo nos dimos la oportunidad de conocer algunas cosas interesantes durante el tiempo que estuvimos allí y esas son las cosas que verás hoy en este artículo.

Ciudad Colonial

Tarija como muchas ciudades de América aún cuenta con construcciones coloniales de la conquista española, sin embargo como ciudad de un país andino continúa teniendo valor la comunidad indígena, algo que a mí me encanta porque representa cierta resistencia a pesar de la mixtura.

Catedral Metropolitana de Tarija: construida en 1810 por los Jesuitas y declarada catedral en 1925, hoy en día alberga en su interior un colegio público y el Museo Catedralicio donde se guarda un verdadero tesoro en óleos, platería y cálices de oro con incrustaciones de piedra.

Ciudad de animales gigantes

Según los paleontólogos, Tarija se encuentra ubicada sobre muchísimos fósiles de animales que hace bastantes años eran gigantescos y la prueba de esto yace en pleno centro de Tarija, en el Museo Paleontológico.

El esqueleto más famoso e impresionante por su tamaño que se encuentra en el museo es de un perezoso gigante, lo encontraron en el año 2002 y fue llamado “Megatherium americanum” que traduce “la gran bestia americana”.

Réplica de Megatherium

Mamífero originario de Suramérica, de aproximadamente 6 metros de altura.  

Brazo real de perezoso gigante

Cuando visitamos este museo me dio la impresión de que era mucha información científica interesante para un espacio tan reducido, hoy sigo pensando que es así y que el gobierno debería otorgar más importancia a esta muestra de patrimonio tarijeña pues es una parte de la historia del mundo demasiado sorprendente.

Siempre pensé (y Milo también) que los únicos animales gigantes que existieron en Suramérica habían sido los dinosaurios y luego los elefantes y tal vez las jirafas, pero eso mucho tiempo después, y ahora darnos cuenta de que también había perezosos, armadillos y otros mamíferos tan grandes como nunca imaginaríamos, era una cuestión que nos hacía pensar en lo lleno que está y estuvo el planeta de cosas interesantes que desconocemos pero que poco a poco vamos descubriendo en este viaje de la vida.

Réplica de Mamut Tarija
Réplica de Mamut
Restos reales

A su derecha en esta foto se encuentra un colmillo real de un tigre dientes de sable, razón por la que ahora comprendo que Suramérica fue toda una Era de Hielo, llena de nativos, perezosos como Sid pero mucho más grandes, dientes de sable como Diego y Mamuts como Manny.

Aventura en las Pozas de Coimata

La escapada que pudimos darnos de la ciudad para conocer algún lugar natural fue para Coimata, donde a 15 kilómetros de distancia se encuentran unas pozas naturales que aunque la época no permitía que las disfrutáramos en todo su esplendor, eso no quitaba que fuesen bonitas.

Una serie de caídas de agua que van formando en su camino y en su término aljibes naturales, donde pudimos disfrutar de un día de sol agradable, a pesar de lo helada que estaba el agua y en época de sequía donde las pozas no se encuentran muy llenas así que imagina cuando lo están.

Algo que no puedo dejar de contar es que Milo se encontraba muy animado para bañarse en una pequeña cascada que vio y empezó a climatizar su cuerpo en ella, metiéndose poco a poco, cuando estaba listo para recibir toda la caída de agua con su cuerpo sintió una pequeña picadura en el pie y luego otra, muy fuerte y fue tal cual como ver a flash saliendo del agua, se sentó en una piedra y se dio cuenta que tenía dos garrapatas pegadas chupándose su sangre, después de eso es claro que no quiso volver a meterse al agua y nuestra teoría al respecto es que habría alguna vaca bañándose en las pozas de arriba.

Esperamos que cuando visites Tarija puedas conocer y divertirte mucho más de lo que nosotros lo hicimos, pero no dejes de visitar estos lugares que fueron parte de nuestra aventura y no te pierdas tampoco de ir al pueblo San Lorenzo a probar la famosa y deliciosa Aloja de Maní, una bebida única.

Aloja de Maní

Vive feliz, vive libre.

Ly
El mundo es mi país.

2 Comentarios

  1. Ly y Milo debo reconocer que esperaba mucho más de la ciudad de Tarija, aunque es interesante por las reservas arqueológicas como el megatherium, que de paso se parece mas al oso andino y el tal mamut a un elefante, en fin lo determinante será entender que la naturaleza teje caprichosamente sus luares como se debe en cualquier escenario, son uds los mejores testigos del arte geológico… cuando se les ocurra un episodio similar al de las garrapatas, esos vichos se despegan con una pinza caliente, sin desgarrar la piel… hasta ahora he disfrutado mas el Salar de Uyuni y la Reserva de Avaroa, son fantásticos.., les queremos y veremos pronto, Virgil.

    1. Gracias Virgilio por tu comentario, realmente nosotros también esperábamos más de Tarija porque según cuentan las personas que tienen la oportunidad de conocer mejor este lugar, es maravilloso, lastimosamente los paros en Bolivia son muy comunes y complican que podamos conocer todo lo que queramos, pero cada experiencia suma a nuestra aprendizaje por decepcionante que parezca o perfecta que sea.

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario