Bolivia

Santa Cruz de la Sierra; la otra Bolivia de la que nadie nos había hablado

Milo8 comentarios1611 vistas

Es cierto que uno se va acostumbrando a las tradiciones y formas de vida de un país cuando ha pasado un largo tiempo en él, sin embargo cuando se ingresa a otro país, ese nuevo lugar trae consigo un cambio drástico en todo o al menos la mayoría de cosas que uno había experimentado. Eso nos sucedió cuando entramos a Santa Cruz, una ciudad y un departamento que eran una Bolivia completamente diferente a la que habíamos conocido.

Una de las cosas que más nos sorprendió de Santa Cruz es que existen las arepas (preparación que ha sido adoptada por muchos países pero que tuvo su origen en Venezuela, Colombia y Panamá) y el kuñape (masa similar al pan de yuca que venden en Colombia) un sueño para nosotros volver a comer esto después de un año de viaje. Asimismo el acento de las personas era otra cosa que nos asombró porque no tenía nada que ver con los Andes bolivianos, para nosotros era como estar escuchando a alguien oriundo de las costas caribeñas colombianas, incluso en varias ocasiones nos hicimos pasar por Cambas (apodo que reciben los oriundos del oriente boliviano).

Santa Cruz
Exposición Museo Magma

Algo que no puedo dejar de contarles es que Santa Cruz no solo es una ciudad diferente por lo anteriormente contado, también su clima marca una abrupta diferencia a lo que es la mayoría del territorio boliviano debido a que está ubicada a 416 m.s.n.m, pero eso era algo que ya veíamos venir desde que pisamos las tierras de Samaipata y vimos que nos estábamos adentrando a zonas un tanto selváticas.

Los Cambas disfrutan de ser bolivianos aunque sus verdaderas raíces no son andinas, este pueblo en la antigüedad fue mezclado con linaje extranjero y debido a ello es que es posible ver en la actual Santa Cruz de la Sierra personas de todo tipo, apoyándome más exactamente al hecho de que cuando llegamos dejamos de ser turistas para ser tratados como cruceños por nuestro común aspecto ante ellos.

Sin más preámbulos quiero decirte que esta ciudad fue el escenario perfecto para hacer base en ella y desde allí desplegar nuestras aventuras a todos los lugares que hay por conocer en la linda y calurosa Santa Cruz de la Sierra.

¿Qué visitar en Santa Cruz?

Nos habían contado que el zoológico de Santa Cruz era imperdible pero eso de ver a los animales encerrados nunca fue uno de nuestros deseos, por ello cambiamos el rumbo para irnos al jardín botánico que curiosamente queda a medio camino de la ciudad y un lugar llamado Cotoca que en la antigüedad había sido la segunda sede de la actual Santa Cruz.

Cotoca

El plan del Jardín Botánico se fusionó con la visita a Cotoca, donde tuvimos la suerte de ver algo que para nuestros ojos era imposible, pues en nuestro viaje aún no habíamos tenido la oportunidad de ver osos perezosos viviendo en los árboles de un parque principal y conviviendo con los habitantes del lugar, era todo un sueño ver cómo las personas respetaban la vida de estos mamíferos conocidos como el animal más lento del mundo.

Este curioso animal puede ser muy lento a nuestros ojos, pero también es el más paciente del mundo, mientras los admirábamos colgarse por los árboles una vez más la suerte estuvo de nuestro lado al ver que uno de ellos estaba bajando de un árbol y sin perder tiempo fuimos a fotografiarlo para llevarnos un recuerdo a casa, fue allí cuando nos sorprendieron de nuevo las personas y nuestra creencia en la humanidad subió un escalón más tras ver que cuando ellos bajan la misma gente los vuelve a montar a las ramas.

Sin embargo este perezoso de la foto era más insistente que cualquiera y volvía a bajar para hacer exactamente lo mismo que había intentado hacer en la pasada ocasión, nos fuimos de allí tras tomarnos tantas fotos como pudimos e incluso haber participado en colgarlo nuevamente en su hogar.

Aunque estos mamíferos se roban todo el show de Cotoca, no es lo único que los turistas y cruceños van a visitar a esta pequeña ciudad del oriente boliviano, debido a que es famosa por tener unos postres exquisitos y por ir a ver estas delicias fue que nos dimos cuenta que en estas tierras tan alejadas hacen una preparación que extrañábamos con todo nuestro corazón, les hablo de la mazamorra, solo que allí tiene es llamada Somó y aunque el color es diferente conservaba el exquisito sabor al que estábamos acostumbrados en nuestra tierra natal.

Viajar es darse cuenta que sin importar a donde vayas siempre encontrarás algo que te recuerde tu hogar.

Jardín Botánico

Este lugar fue el escenario perfecto para encontrarnos con la naturaleza y no solo fue el nuestro, también lo es diariamente para todas las personas que viven en Santa Cruz; la ciudad más grande de Bolivia, ¿pueden imaginarse lo exquisito que es perderse en la naturaleza después de vivir en medio de tanto cemento?

A diferencia de la mayoría de jardines botánicos que habíamos conocido en nuestras vidas, este fue especial para nosotros, su gran tamaño y oportunidad de adentrarse en sus matorrales para hacerte una pequeña idea de lo que es estar en medio de la selva era sencillamente espectacular, todo comenzó siendo un recorrido muy común en el cual veíamos la explicación de cada árbol y planta.

A medida que caminábamos conociendo vimos un lago que hacía especial el paisaje y nos comenzamos a acercar sigilosamente para intentar tener la suerte de observar algún animal, pero fue en ese mismo instante donde nos enteramos que antes de nuestra aparición ya había un animal observándonos y mucho más sigiloso que nosotros.

El lagarto y la libélula

Nuestras visitas a cada lugar están marcadas por una aventura extrema y aún no la habíamos vivido, por ello comenzamos a adentrarnos en los confines del jardín botánico, metiéndonos entre ramas y pantanos para intentar observar algún animal que nuestra cámara aún no hubiese capturado, aunque logramos ver algunos hermosos ejemplares, los que en realidad nos capturaron a nosotros y nos hicieron huir despavoridos y corriendo fueron los zancudos que al parecer tenían tanta hambre que si tuviera que contar los litros de sangre que nos quitaron, diría que allí dejé tantos hermanos de sangre como en todo nuestro año de viaje por Suramérica.

Santa Cruz
Ly luchando contra los mosquitos

Parque Regional Lomas de Arena

Cuando escuchamos hablar acerca de este lugar fue algo que en realidad no creíamos, imaginarse dunas de arena en medio de un ambiente selvático era algo que no entraba en el común denominador de las cosas, por ello organizamos nuestro equipo fotográfico y nos fuimos a vivir una experiencia que nos recordaría nuestro tiempo en la tierra de los oasis de Perú.

Este mágico lugar está ubicado a tan solo 12 kilómetros de Santa Cruz y por ello cerca del zoológico tomamos un bus para que nos acercara lo máximo posible, sin embargo este precioso bus solo nos acercó 5 kilómetros, es decir hasta el portón de ingreso a Lomas de Arena, la mala noticia era que la lluvia en ese momento era intensa y la buena era que debíamos caminar 7 kilómetros por arena tipo desierto para llegar a este paraje que nos estaba esperando con los brazos abiertos.

No tuvimos que caminar mucho porque la fortuna nuevamente estuvo de nuestro lado e hicimos auto-stop para ahorrarnos 4 de los 7 km que debíamos caminar, el sendero debo decir que era hermoso, era una mezcla entre selvático y desértico, era como ingresar a un portal dimensional.

Nosotros no vimos Lomas de Arena en su mejor estado ya que en temporadas de lluvias las cuales van de diciembre a febrero estas dunas se llenan de agua y sus pozas se convierten en el sitio más turístico de Santa Cruz de la sierra, en realidad me hubiese encantado presenciar este fenómeno de la naturaleza en que ella misma se encarga de mostrarnos cómo pinta los retratos de este paisaje llamado planeta tierra.

Espejillos

Uno de nuestros deseos más grandes era conocer algo del Parque Nacional Amboró y por ello debíamos devolvernos un poco en dirección a Samaipata para poder llevarnos un recuerdo de “El codo de los Andes”, llamado de esta manera porque es en este exacto parque donde la cordillera occidental cambia su rumbo para dirigirse al sur. Nuestra aventura para ir a este lugar donde nos íbamos a encontrar con la naturaleza a flor de piel comenzó cruzando a píe el río Piraí.

La temporada de lluvias estaba comenzando y así como nos habíamos perdido de ver el espectáculo que la lluvia deja en Lomas de Arena, la vida nos regalaría la oportunidad de poder apreciar un paisaje que con intensas lluvias sería imposible, esta ruta en la que no conseguimos transporte fue una caminata llena de aventuras en la intentamos huir de la lluvia muchas veces, pero de la creciente que dejaba en riachuelos era imposible huir así que debíamos atravesarlos, no tengo la cuenta de cuantos cruzamos pero los kilómetros caminados antes de llegar a Espejillos fueron 15.

El lugar es todo un sueño hecho realidad, el esfuerzo de la caminada realmente nos regaló sus frutos y disfrutamos de las pozas y caídas de agua como si jamás hubiésemos visto ninguna, nuestra sed de seguir viendo lugares así crece cada día más y este lugar era nuestro alimento perfecto, el agua se tornaba un tanto oscura debido a los fuertes aguaceros que habían azotado la zona pero eso no fue un impedimento para el disfrute de esta joya escondida del Amboró.

Como recomendación especial te digo que intentes a toda costa ir un día de semana si es que gusta disfrutar los lugares en solitario ya que Espejillos es el escape perfecto para muchas personas que viven en Santa Cruz, nosotros fuimos un viernes y faltándonos un kilómetro para llegar nos pasó un bus con una excursión de más o menos 40 personas, el resultado tras nuestra llegada fue encontrarnos la cascada principal con equipo de sonido, basura por doquier y dos personas aporreadas después de haberse caído por caminar entre las piedras sin precaución.

Datos importantes y recomendaciones

  • Llevar obligatoriamente bloqueador solar a lomas de arena, de lo contrario serás un camarón o un carbón dependiendo de tu color de piel.
  • Es vital tener un protector para la lluvia debido a que en cualquier momento llueve y muy duro.
  • El micro con dirección a Cotoca tiene un costo de 3Bs y se toma desde el mercado los pozos.
  • El micro de Cotoca al Jardín Botánico tiene un costo de 1,50Bs y se toma en el parque principal de Cotoca.
  • El ingreso al Jardín Botánico tiene un costo de 10Bs.
  • El tiquete de entrada a Lomas de Arena tiene un costo de 10Bs adultos y 5Bs menores (no aplica descuento estudiantil).
  • El micro a Lomas de Arena tiene un costo de 2Bs y es la linea 21; este pasa por el Zoológico municipal hacia la avenida Banzer (desde el tercer al primer anillo), pasa por  la calle España, ex terminal, y recorre toda la avenida Santos Dumond, desde el tercer anillo hasta el barrio Los Lotes y finalmente a Las Lomas de Arena.
  • En temporadas de lluvia es muy peligroso ir a Espejillos, así que piénsalo dos veces antes de lanzarte a la aventura.
  • El micro a la comunidad de San José que es donde inicia el trayecto para ir a Espejillos se toma desde la ex-terminal al lado del mercado La Ramada y su costo es de 4Bs.
  • El costo de ingreso a Espejillos en el momento en que fuimos estaba a 10 Bs, pero vimos un letrero que decía que a partir del 2 de diciembre del 2017 el costo subiría a 20Bs, espero que no se haya dado ese cambio porque siempre estaremos en contra de la monetización de lugares naturales si existe un lucro humano de por medio.
  • Los vehículos de la comunidad de San José a Espejillos y viceversa salen principalmente en las mañanas y su costo oscila entre los 10 y 20 bolivianos.

Esta aventura por las preciosas tierras de Santa Cruz de la Sierra son gracias a aquellas personas que hicieron posible nuestra estadía, agradecemos a la familia Viruez por hacer de nuestros días en la ciudad todo un sueño, gracias a todos los amigos que hicimos y gracias nuevamente a aquellos lectores utópicos que se encuentran tras las pantallas de sus celulares y computadores.

Vive feliz, vive libre.

Milo
Viajero utópico que movido por su pasión te llevará a lugares asombrosos.

8 Comentarios

  1. Me agrada que lograran descubrir la zona desértica y tantos contrastes en Santa Cruz y más aún que uds hayan adquirido la nacionalidad de tan exótica ciudad… ¡¡Santacruzanos!!!, que disfrutaran de la fauna y los cambios climáticos, me impresionan las pinturas con influencia de cubismo que observaron en el museo, son geniales… me preocupa la picadura de tanto zancudo que de algún modo influye en tantas enfermedades tropicales que les puede afectar su permanencia en el Brasil,..les queremos, Virgil.

    1. Para nosotros llegar a Santa Cruz de la Sierra fue algo que necesitábamos realmente, llevábamos mucho tiempo en el frío intenso pero cuando llegamos nos asombró tanto calor jaja definitivamente nadie el feliz con lo que pide 😀 por otro lado, los zancudos desde que uno tenga la vacuna de la fiebre amarilla y tenga suerte de no contagiarse con otros males que va dejando el camino es ya todo un éxito.

      Un abrazo gigante y esperamos que siempre estés junto a nosotros con estas historias sobre Suramérica.

      Vive feliz, vive libre.

  2. Gracias por compartir todas sus aventuras, que nos permiten seguir llenandonos de magia para continuar los sueños viajeros y alcanzarlos. Buenas rutas amigos!

    1. Anixa gracias a ti por leernos y estar tan cerca de nuestras historias y aventuras, para nosotros es y será un placer siempre tener algo nuevo para contar a quienes gustan de leer y escuchar.

      Un abrazo gigante.

      Vive feliz, vive libre.

  3. habría sido bueno que visiten un poco mas la ciudad de los anillos, la catedral, plaza principal, museos, el centro financiero de equipetrol, el urubo donde esta el verdadero sector turístico cruceño y los mayores parques, como la rinconada, el mariposario entre muchos otros, tal vez en una segunda ocasión salu2 y gracias por las fotos y los relatos.

    1. Franz un saludo muy especial para ti, en realidad nos hubiese encantado visitar todos los lugares que mencionaste, Santa Cruz fue una ciudad que nos hizo enamorar de ella por su gente y lugares, sin embargo, como siempre decimos, el tiempo jamás nos alcanzará para conocer el mundo entero porque hacen falta más de dos ojos para hacerlo, esperamos que la vida nos otorgue otra oportunidad y así darle otra vuelta a este lindo lugar.

      Un abrazo gigante y buenas energías.

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario