Bolivia

El salar de Uyuni; un sueño visto desde el espacio del que nunca quiero despertar

Milo8 comentarios2201 vistas

Hoy fue el día en que visitamos el Salar de Uyuni y en realidad no entiendo cómo un desierto de sal en el que me imagino que muchas personas de las generaciones anteriores a la nuestra perdieron la vida intentando traspasarlo, se convirtió en lo que hoy en día es; el lugar más maravilloso del mundo y es que imaginarse un sitio en la tierra que sirva para quienes viven fuera de ella al lograr realizar la calibración de sus satélites, es algo tan impresionante cómo estar parado en medio del mismo Salar de Uyuni.

Leíste muy bien el párrafo anterior puesto que este es uno de los lugares que se ve desde el espacio y aunque cuando estés ahí parado te sentirás en medio de la nada déjame decirte que esa nada se ve desde el cielo debido a sus 10.582 km² de superficie, para nosotros era un sueño tener nuestros pies en dicho lugar, pero no quiero adelantarme en la historia y por ello te llevaré a viajar con nosotros en esta aventura por la mayor reserva de litio en el mundo; El Salar de Uyuni.

Salar de Uyuni

Aunque normalmente no nos gusta utilizar fotografías que no son nuestras, esta realizada por la NASA es sin duda digna de ser mostrada al mundo.

Algunos afirman que Uyuni se originaría de la voz Aymara “Uyu», que da a entender un punto de concentración, la terminación «Ni» significa lugar, así que unidas las dos palabras se traducirían como «lugar de concentración»

De camino a cumplir un sueño

Esta aventura dio inicio en la famosa ciudad de Oruro, famosa por poseer los mejores carnavales de todo Bolivia, pero esas fiestas no nos tocarían a nosotros ya que son en febrero y aún nos faltaban algunos meses para ello, sin embargo, nuestro paso por Oruro era obligatorio debido a que veníamos de Cochabamba y lo más inteligente en ese instante era entrar a Oruro; llamo inteligente a querer cumplir un sueño y ese sueño era montar en un verdadero tren por primera vez en nuestras vidas.

A estas alturas debes estar pensando “estos viajeros se dan muchos gustos” y sí, la verdad es que nos los damos y este gusto nos salió más barato que el mismísimo bus que iba a Uyuni, el tren un poco más lento que el bus pero la experiencia lo valía y además ¿quién tiene prisa para ir a cumplir un sueño que ya está a punto de hacerse realidad?. Por otro lado, tuvimos la gran suerte de comprar los tickets en promoción así que viajar en clase ejecutiva no era nuestra culpa, entonces si pasas por Oruro y vas para Uyuni fíjate en la terminal de trenes y quizá te sorprendan de la misma manera que a nosotros.

Los paisajes que podrás ver en tren serán el abrebocas para la aventura que espera por ti, en el tren te sentirás como un rey acabado de ser coronado, los animales que verás en el trayecto y el atardecer que verás, si decides viajar de día, llegará a ti como un abrazo de la madre tierra.

El cementerio de trenes

Nosotros tuvimos la suerte de contactarnos con una excelente empresa que hace turismo al Salar de Uyuni: Full Tours G&M a quienes le agradecemos por tanta ayuda y la oportunidad de lograr un sueño más.

Después de ello nos organizamos y pasamos una noche en Uyuni comprando provisiones que no serían tan necesarias en el camino porque el tour te incluye todo y en realidad ni siquiera agua te va a faltar, pero si a ti te gusta ir más seguro, puedes conseguir a las afueras de Uyuni un lugar donde venden frutas a un precio más asequible que el resto de la costosa y turística ciudad; solo basta con que preguntes a los locales y te dirán sin ningún problema.

Al día siguiente nos dispusimos a emprender el rumbo hacia el cementerio de trenes, ubicado a tan solo un kilómetro de la ciudad de Uyuni y allí es donde todo comenzó a tener color de sueño hecho realidad.

Llegar a un lugar como este para nosotros fue sentir tener los pies postrados en un sitio que anteriormente había sido un lugar de riqueza y economía para el país y que ahora estaba reducido a cenizas, trenes mal gastados, heridos por el paso del tiempo, me hicieron recordar de aquella primera consola de videojuegos que todos o al menos la mayoría tuvimos, aquel que nos dio tanta felicidad y que hoy en día dejó de existir o simplemente se encuentra guardado en el rincón más confinado de nuestros hogares.

La mayoría de trenes roídos por el oxido y viviendo en la tierra del olvido se encuentran adornados con los coloridos grafitis que muchos viajeros han dejado para intentar darle otro aspecto al cementerio, algunos están marcados con algunas frases chistosas y otras que dejan un mensaje de fondo.

Milo Osorio

Es curioso saber que en el año 1890 esta tierra del olvido sería la primera en la que entraría un ferrocarril a Bolivia.

El Salar de Uyuni

El salar de Uyuni es famoso por ser uno de los mejores lugares del mundo para lograr hermosas fotografías entre las cuales destacan las de perspectiva realizadas con la finalidad de hacer que nuestra mente falle al entendimiento de la misma, también las fotografías del cielo reflejado en el mismísimo salar, son demasiado famosas, pero para estas debes saber que solo son posibles de lograr en temporada de lluvias las cuales son de enero a febrero con posibilidad de extenderse a los primeros días de marzo. Teniendo en cuenta que el clima hoy en día es demasiado variable, el resto del año el salar permanece justo como lo verás en la mayoría de nuestras fotografías.

Para aquellos que están diciendo que es mejor ir en una época o la otra citaré una frase que dijo Ly quien fue en temporada de lluvias anteriormente y ahora en época seca: “Creo que el salar es uno de esos lugares en el mundo donde sí o sí debes ir dos veces porque cambian rotundamente de forma entre una y otra”.


Si bien es cierto que en temporada de lluvias verás el Salar de Uyuni lleno de agua y tu reflejo hará unas fotografías espectaculares, también es cierto que el nivel del agua te impedirá llegar a otros sitios espectaculares como la Isla Incahuasi, por eso nosotros recomendamos ir dos veces a este lugar mágico o tener la suerte de encontrar un poco de agua en medio de tanta sequía.

Un atardecer de ensueño

Antes que el sol dejara de alumbrar, nuestra ruta comenzó a tomar rumbo hacia el volcán Tunupa; lleva ese nombre por el dios andino del trueno y el rayo, y los de antes lo veneraban con total respeto. Este altar natural tiene 5.432 metros de altura y aunque en el salar estés a 3.600 m.s.n.m lo verás tan inmenso como impresionante, nosotros solo íbamos de visita y nuestra intención en ese entonces era admirarlo y pensar en lo que pensaban antiguamente al verlo.

Dicen que los atardeceres eran como ver al dios antiguo irse de siesta mientras nosotros nos fortalecíamos en las dificultades de la noche, dicen que era la mayor despedida que el dios de los cielos tenía para los seres humanos y sin duda el Salar de Uyuni ofrece unos paisajes que desearía jamás olvidar.

Un amanecer de frenesí

El azimut de nuestra brújula apuntaba ahora a conocer una nueva cultura, pero no sin antes ver un amanecer que cambiaría nuestras vidas, ahora dejaré que las fotografías hablen por sí solas recordándote que ninguna cámara en el mundo será igual a lo que verán tus ojos.

Alcaya; los de antes

Cualquiera creería que en el Salar de Uyuni no podría vivir alguien, pero sí que lo hizo una cultura prehispánica que fue tan impresionante como las que ya habíamos visitado anteriormente en nuestro viaje por Sudamérica, ellos fueron los habitantes de Alcaya, este sitio que parece de un cuento de hadas es una zona donde vivían los de antes; una civilización inteligente de la cual se sabe muy poco.

Lo poco que se sabe de este lugar es por lo que los oriundos de la zona han encontrado, porque ni siquiera un grupo científico ha entrado al lugar, no se han interesado por él y no creo que lo hagan en un buen tiempo ya que Uyuni se convirtió únicamente en explotación turística sin que nada más importe.

Se cuentan historias sobre las Chullpas (sepulcro funerario de los antepasados), se dice que realizaban danzas para honorar al Puma y el Cóndor de los Andes, se susurra que los de antes hacían ofrendas a los manes naturales (almas de los muertos) y a esto lo llamaban “Loxta” y se puede ver lo astutos que eran en la construcción de sus casas; las cuales tenían solo una ventana y no poseían puerta.

Espero que en algún momento la ciencia se interese por este lugar tan increíblemente maravilloso y nos diga qué tan antigua era esta cultura ancestral que sobrevivió al lado del desierto de sal más alto del mundo.

Isla Incahuasi y los cactus más grandes que observé en mi vida

Era de esperarse que este gran desierto tuviera sus propios cactus, pero lo que para nosotros fue más impresionante era escuchar a nuestro guía decir: ahora vamos a ir a conocer la Isla Incahuasi y preguntarnos ¿isla? ¿cómo puede haber una isla en medio del salar? y no era solo una la que existía pues habían muchísimas en toda la extensión del Salar de Uyuni, las más conocidas son la del pescado llamada así por la forma que adquiere su reflejo cuando hay temporada de lluvias y a la que fuimos nosotros; la Isla Incahuasi, “casa del inca” en quechua.

La diferencia entre una isla y las otras es que el turismo llegó y se adueñó de Incahuasi, por ello las comunidades locales cobran una módica suma de 30 Bs por persona (no incluidos en el tour), sé que es un poco decepcionante y más después de pagar el costo del tour, pero bueno es una isla y tiene muchas orillas para atracar el barco.

Estando en medio de la Isla los parajes son únicos, los cactus de casi 10 metros de altura y los corales que aún sobreviven son más alucinantes aún, esto nos hacía entender que el lugar en el que estábamos parados había sido antiguamente parte de lagos prehistóricos o quizá del mismísimo océano pacífico.

Recomendaciones:

  • Llevar ropa ligera y abrigada (los vientos son fuertes).
  • Tener lentes de sol, son muy importantes ya que en medio del salar sin ellos no verás absolutamente nada.
  • Sin bloqueador solar ni se te ocurra ir al salar o te verás como la mayoría de europeos con sus rostros en vez de blancos tornándose en un rojo camarón.
  • Si deseas solo visitar el Salar de Uyuni hay otras opciones de hacerlo sin tours, como hacer auto-stop para llegar hasta la isla incahuasi o hasta las banderas y el monumento al Dakar, puesto que hay camiones que atraviesan el Salar desde Uyuni hasta Llica, asimismo existe un bus que por 25 Bs te llevará hasta la comunidad de Llica. (debes decir que te dejen en la Isla Incahuasi y decirle al conductor que te recoja ahí mismo).
  • Si tienes tu propio vehículo, moto o bicicleta recorre el salar sin miedo, eso sí lleva tus provisiones necesarias y tu celular con la aplicación maps.me para que te orientes en medio de esa inmensidad.
  • Si pagaste el tour por el salar no te preocupes por la electricidad, en los hoteles de sal hay donde cargar tu celular y las baterías de tu cámara, también hay donde ducharte aunque te cobran 10 Bs adicionales por cada ducha.
  • En Uyuni no hay cajeros electrónicos, sin embargo, si estás sin dinero podrás sacar de los bancos a una tasa de interés más alta.
  • Se puede ir a Uyuni desde La Paz, Oruro, Potosí, Villazón o si estás en San Pedro de Atacama – Chile también tendrás la posibilidad de contratar el tour desde allí, pero debes tener en cuenta que la moneda chilena es más alta que la boliviana.
  • Si tu ruta va de norte a sur o viceversa y contratas el tour, también puedes decir en la empresa operadora de turismo que tu idea es hacer solo un recorrido y no hacerlo circular como lo hacen todas las empresas para retornar al lugar desde donde inician.
  • Ten en cuenta que te puede dar soroche o mal de altura en el recorrido así que prevé eso y lleva té de coca, hojas de coca o una píldora llamada Sorochipill que te evitará sentir ese malestar.
  • Nuestro tour nos ofreció una gran cantidad de agua durante el recorrido, pero es importante que preguntes si en la empresa que contratarás te darán buena cantidad.

La aventura no acabó aquí, así que permanece atento al siguiente artículo en el que Ly te contará los dos días siguientes en los que vivimos miles de aventuras inolvidables en la Reserva Eduardo Avaroa.

Milo Osorio en Uyuni

¿Has visitado el Salar de Uyuni? cuéntanos en los comentarios qué tal fue tu experiencia allí y si no has ido pregúntanos lo que quieras para sacarte de dudas y ve tras tu sueño antes de que despiertes.

Vive feliz, vive libre.

Milo
Viajero utópico que movido por su pasión te llevará a lugares asombrosos.

8 Comentarios

  1. hola chicos como estan? el recorrido a la reserva Eduardo Avaroa esta incluido en el tour que pagaron por 3 dias o hay que contratar otro? , desatrazandome un poco de los articulos que no he leido!! creo que me volvi adicto a sus articulos . jjejeje buena suerte en la ruta,

    1. Hola Jonh, primero que todo decirte gracias por esas palabras y decirte que sí, está incluido en el costo de los 3 días que se contratan 😀 debes leerte esa historia y ver esas fotos para que te llenes de más motivos por visitar estos lugares tan espectaculares.

      Gracias nuevamente y cualquier cosa estamos para servirte.

      Vive feliz, vive libre.

    1. Edgardo gracias por seguir de cerca esta senda por el mundo, para nosotros es más que un honor haberte hecho viajar con tu mente nuevamente a este lugar tan especial y espectacular, te enviamos un abrazo y esperamos que sigas viajando a nuestro lado siempre.

      Vive feliz, vive libre.

  2. Queridos amigos de la Senda estoy sorprendido de tan enigmático relato del Salar de Uyuni, ello me recordó imágenes de «Guerra de las Galaxias», ¿fué un propósito casual?…o será que la Fuerza está con uds Jedys de la cultura…me pareció ver a Look o uno de los maestros haciendo alarde de su poder lanzando a otros por los aires en un planeta desolado… nunca creí que existieran tales parajes en Bolivia… es ¡¡¡precioso!!! incluyendo los lagos, flamingos, el mayor Cementerio de chatarra Ferrea del mundo, la colaboración de los turistas que por obra del destino allí se encuentran con sus banderas e insignias patrias… la vivencia, el desprendimiento y los consejos que se intercambian entre visitaantes, pobladores lugareños y guías, que familiaridad tan especial a pesar de las barreras del idioma… les felicito y aprecio, Virgil.

    1. Tu comentario cae como anillo al dedo ya que en realidad en el Salar de Uyuni se filmaron varias escenas de Guerra de las Galaxias, por ello llegó a ti ese recuerdo sin siquiera saberlo, por otro lado, este lugar es sin duda uno de los más hermosos en los que hemos posado nuestro espíritu viajero, es un sitio al que todas las personas deberían ir antes de morir, te mandamos un abrazo gigante y te agradecemos por siempre estar junto a nuestras historias y relatos viajeros.

      Vive feliz, vive libre.

    1. Muchas gracias Andry, efectivamente tienes que darte un viaje con ellos a ese espectacular lugar que tanto nos impactó con su linda belleza.

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario