Bolivia

Potosí; la villa imperial de la mina de plata más rica del mundo

Milo2 comentarios1390 vistas

La ciudad de Potosí o Villa Imperial de Potosí tiene una historia muy asombrosa que para mí es tan triste como la misma esclavitud, pues se dice que todo comenzó con la montaña que se sitúa al costado de la ciudad, ella fue por la que este poblado tuvo un inicio, la montaña llamada hoy en día Cerro Rico que en su interior tenía riquezas fue la que hizo de Potosí una de las ciudades más adineradas del mundo, pero como la mayoría de historias que se basan en lo económico tuvo un final más amargo que cualquier cosa.

Garcilaso de la Vega y el padre Acosta concuerdan en la historia narrando que cuando el emperador Inca Huayna Cápac visitó esta región mandó a sus hombres a investigar el cerro en aquel entonces llamado por sus pobladores como Sumac Orcko, los subalternos del gran Inca percibieron que esta hermosa montaña poseía grandes vetas de plata y comenzaron a inmiscuirse en ella hasta que oyeron un espantoso estruendo ingresando a un túnel ya cavado de la montaña y después del gran sonido aterrador escucharon una temible voz que dijo:

Pachacamac janac pachapac guaccaichan
El señor lo guarda para otro que vendrá después

Los indigenas salieron despavoridos gritando Potojsi, que significa: Truena, revienta, hace explosión en quechua.

Sinceramente no sé qué pienses tú al escuchar esta historia, pero esa parte de que el señor guarda esta riqueza para otro que vendrá de más allá para mí tiene mucho de coincidencia con la colonización por parte de los españoles para llevarse las riquezas de estas tierras, asimismo se dice que los incas, pobladores más antiguos que ellos y los mismos guaraníes que llegaron a habitar habían sacado plata para utilizarla en la adoración de sus dioses pero no para comerciar.

Lo cierto es que Potosí comenzó a crecer en el año 1544 cuando un pastor indígena llamado Dieco Huallpa buscando una llama en la noche vio que el cerro tenía plata e inmediatamente esto dio inicio a la avalancha española por apoderarse del cerro y comenzar con la extracción de las riquezas que convirtieron a Potosí en lo que un día fue y lo que hoy en día sobrevive.

Creo que lo más triste que pudo vivir esta ciudad fue la riqueza desmedida, Potosí llegó a celebrar tantos lujos como fiestas de casi 15 días en conmemoración del santísimo sacramento, había noches de máscaras, bailes, comedia, las calles y casas se adornaban con orfebrería, de los balcones colgaban telas con adornos de oro y plata, las iglesias lucían altares de plata, los monumentos para las procesiones eran con oro y plata, los mas adinerados tenían en sus casas los mejores perfumes, porcelanas y joyas más hermosas del mundo y las herraduras de sus caballos eran también de plata.

Si yo te hubiera de pagar, Sancho ―respondió don Quijote―, conforme lo que merece la grandeza y calidad deste remedio, el tesoro de Venecia, las minas del Potosí fueran poco para pagarte; toma tú el tiento a lo que llevas mío, y pon el precio a cada azote.

Miguel de Cervantes Saavedra, Don Quijote de la Mancha

La ciudad llegó a tener en 1.650 más de 160.000 habitantes, era algo inimaginable pero si nos detenemos un momento en esta historia y nos ponemos a pensar un poco en cómo llegaron a sacar tanta plata de Cerro Rico haciendo que Potosí se convirtiera en una de las ciudades más prósperas del mundo es simple y llanamente por la esclavitud que le hicieron vivir los españoles no solo a los miles de indígenas que perdieron la vida trabajando para ellos, sino también a los 30.000 esclavos africanos que el virrey Francisco Toledo mandó traer para sacar toda la plata de las entrañas de la mismísima madre tierra.

Los buenos tiempos cuando el interés es solo monetario no duran y así fue como llegaron las dificultades a Potosí, la Madre Tierra convirtió a cerro rico en una montaña rusa y ahora la dirección solo apuntaba hacia abajo, muchos se fueron, otros intentaron sobrevivir, llegó la tifoidea y mató cerca de 22.000 personas y Potosí la ciudad más rica del mundo inundada en tristeza, pobreza y desesperación pasó a tener 9.000 habitantes.

Intentaron sobrevivir con el estaño al que los españoles nunca habían puesto cuidado pero la sobreproducción hizo que los precios del mismo cayeran y Potosí volvió a hundirse en la pobreza de la que poco a poco han salido con esfuerzo, constancia y sacrificio intentando conservar la ciudad y su belleza que aún no muere.

Potosí Potosí

Este es un corto resumen de Potosí y Cerro Rico; no tan rico en la actualidad, las minas y las miles de almas que perecieron allí mismo, existe turismo para entrar a las minas pero yo no te puedo brindar información sobre ello, nosotros estamos en contra de la explotación a la madre tierra y más en visitar lugares donde se sangró tanto que el mundo en ese entonces solo dijo “Potosí es la ciudad más rica del mundo” y nada más…

Tres lugares imperdibles de Potosí

La Casa de la Moneda

Es aquí donde la historia de potosí comenzó a explotar su mayor recurso (la plata), en Suramérica ya había una casa de la moneda y esta estaba situada en Lima, pero tras el descubrimiento y la dura explotación minera hicieron de Potosí el lugar perfecto para una Casa de la Moneda más importante y fue así como este lugar empezó a coger forma.

Hoy en día las monedas las hacen muy fácilmente con maquinaria desarrollada, pero antes era trabajo duro por parte de los esclavos indígenas y africanos y aunque nos dio tristeza ver esto e imaginarnos el sufrimiento que existió allí no nos dejamos opacar y proseguimos conociendo un poco más sobre la moneda y su creación.

La Casa de la Moneda no es solo un lugar que se visita para observar como hacían las monedas anteriormente, sino también un gran museo que conserva obras de arte espectaculares, es el lugar ideal si quieres ver un poco de lo que fueron los mejores tiempos de Potosí, hay pinturas, ornamentos de orfebrería y los objetos más antiguos que adornaron los hogares potosinos de la época.

No solo acaba ahí, este impresionante lugar también guarda una gran colección de lo que fueron las iglesias, el oro que ellas tenían y la importancia de venerar al dios católico, asimismo pudimos observar algo que nos dejó con los pelos de punta acá te dejo la fotografía para que te impresiones de la misma manera que nosotros lo hicimos en la última sala que visitamos de la Casa de la Moneda.

El ojo del Inca

Este lugar son unas termas impresionantes que aunque no encontramos te recomendamos, sé que suena chistoso, nuestra situación es una aventura y nos llamó más la atención un camino errado y sin saberlo estuvimos a escasos 100 metros de el gran Ojo del Inca, este es un lugar donde se dice que se bañó el gran Huayna Cápac, padre de los dos últimos incas.

Lo que sí encontramos fue paisajes hermosos, un Ojo del Inca más pequeño junto a unas agradables termas que por cierto no probamos con todo el cuerpo porque hacia un calor infernal, lo malo es que el lugar está muy abandonado, en todo nuestro recorrido por la zona no vimos a ninguna persona y el lugar está entrando en el total olvido.

Hacer este recorrido para nosotros fue encontrarnos con la naturaleza, es extraño decirlo pero cuando encuentro un lugar abandonado por el ser humano parte de mi corazón se regocija de alegría al ver cómo la Madre Tierra empieza a tomar posesión de cada cosa que dejamos olvidada, ella no olvida nada, ella vuelve a crecer, a florecer y a pintar de color alegría sus montañas.

La Galería de Arte de Potosí

Lo que nunca murió de Potosí es el arte, desde el tiempo en que la esclavitud tomó las riendas de este lugar, los artistas intentaban sobrevivir con sus obras, algunos dejando huella en la construcción de las  iglesias católicas, otros pintando lienzos para enmarcar hogares y la ciudad en sí y estaban también los que inmortalizaban su arte en orfebrería.

Caminando por Potosí pudimos encontrarnos gracias al destino con un maestro en lo que a arte se refiere, su nombre es Carlos Cornejo y era el autor de mantener de pie el arte en la ciudad, además no solo lo mantenía vivo sino que además repartía su conocimiento a los más jóvenes que deseaban dar sus primeros pasos en lo artístico.

Este artista lo podrán conocer yendo a su galería de arte o encontrárselo por casualidad mostrando algunas de sus obras en la Casa de la Moneda, si tienen suerte él los llevará a su hogar a regalarles una de las mejores y más nutritivas conversaciones de la vida, compartirán un café o una de las comidas típicas potosinas y desearán detener el tiempo.

Este es nuestro paso por Potosí, nuestro viaje y nuestra historia, esperamos que ustedes queridos lectores utópicos algún día vayan a conocer esta hermosa tierra sobreviviente a la ambición humana y se lleven un bonito recuerdo de ella así como lo hicimos nosotros.

Nos encantaría que en un comentario nos expreses tu punto de vista de Potosí sin importar si has leído, escuchado o conocido un poco sobre ella.

Vive feliz, vive libre.

Milo
Viajero utópico que movido por su pasión te llevará a lugares asombrosos.

2 Comentarios

  1. No solo uds se lamentan del genosidio español en Potosí, lo mismo ha ocurrido en Brasil, América, Asia y Africa; las potencias explotadoras se cree tener el derecho de arrazar de manera inmesericorde con todo en nombre de Dios, de la Corona o de la potencias económicas.. siempre se creen poderosos e inteligentes para someter y despojar a los demás de cuanto estiman valioso y que por obra del destino termina en un museo…a qué precio? por otra parte Potosí es maravillosa, aunque se debate entre las senizas tieme su gente amable y emprendedora, me gustaron sus calles coloniales, la arquitectura de sus templos, pero es preocupante que tanto explotador le hayan robado a su gemte la memoria histórica de reconstruir su ingualable pasado incaico.. gracias Senda por incluir en narrativa la denuncia, ser voz de los desposeidos o de los ddsvalidos que tarde o temprano se levantará para enarbolar sus banderas, les queremos, Virgil.

    1. Es totalmente cierto el despojo material y humano que vivieron y aún viven las tierras latinoamericanas por parte de muchos otros países siempre colocando de por medio religión, política, recursos económicos y un sin fin de cosas por encima del humanismo, es mi punto de vista la misma historia del mundo entero es algo triste ya que se resume a un sin fin de guerras en las que el sobreviviente se convierte en héroe y el muerto de una gran potencia en mártir.

      Sería maravilloso volver a escribir la historia del mundo sin basarse en lo que hoy en día nos ha marcado lo que conocemos.

      Por otro lado, volviendo a Potosí; es, fue y seguirá siendo el orgullo de quienes aún morar allí, siempre recordaremos lo que vivieron las personas y a quienes conocimos en la ciudad jamás dirán que no son de la ciudad que para mí en su gente sigue siendo la más rica del mundo.

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario