Colombia

Pasto, la increíble ciudad sorpresa

Ly4 comentarios2231 vistas

Hace algún tiempo pregunté a varias personas qué debía visitar en Pasto y algunas de estas personas me respondieron que en Pasto no había nada por ver, que siguiera de largo. Luego de tres maravillosos días en esta ciudad puedo decir que estas personas estaban equivocadas, les voy a contar por qué.

El nombre completo de la ciudad es San Juan de Pasto, se encuentra ubicada en el departamento de Nariño, el nombre “Pasto” surge del pueblo indígena de los Pastos que traduce Pas:gente y to:tierra, o sea ‘gente de la tierra’. Es conocida por el sobrenombre “la ciudad sorpresa”, nos pusimos en la tarea de averiguar por qué es llamada de esta manera, preguntándole a los mismos pastusos la razón y llegamos a dos teorías, una de ellas se basa en que es la ciudad sorpresa porque cuando vienes en la carretera, solo hay curvas y curvas por lo que no se ve nada y de repente en una de ellas te encuentras con una gran ciudad, entonces te sorprendes y la segunda teoría dice que es porque la mayoría de personas, especialmente el resto de los colombianos, creen que Pasto es un pueblo y cuando llegan se dan cuenta que hay incluso centros comerciales grandes y esto les causa una gran sorpresa.

La ciudad y su gente

A mí lo que me sorprendió fue descubrir qué tan erradas están algunas personas respecto a sus percepciones sobre Pasto y sobre los pastusos puesto que esta es una ciudad bellísima, con lugares geniales por visitar y los pastusos humanos increíblemente amables y sabios.

Lo primero que llama la atención al llegar a la ciudad y verla es el imponente Volcán Galeras; uno de los volcanes más activos de Colombia y el que tiene más reportes de erupciones desde hace siglos, cuenta con una altitud de 4276 msnm y decora de una manera maravillosa a Pasto gracias a su cercanía.

pasto-1

Lo segundo es sin duda la cantidad de iglesias católicas con las que te encuentras cuando caminas por sus calles, razón por la cual el turismo religioso es aclamado en estas tierras y aún así en caso de que no practiques esta religión o no te gusten las iglesias, quedarás maravillado solo con admirar la arquitectura de la que se componen y sus estupendos colores.

Iglesia San Felipe

Esta es la iglesia de San Felipe, una de las muchas que puedes encontrarte recorriendo Pasto.

Y como es de esperarse dada la presencia de la religión en esta urbe, diciembre es un mes muy importante aquí, la decoración de la navidad con los llamados alumbrados navideños complementa de maravilla sus creencias, puesto que en los parques recrean figuras grandes y muy bien realizadas, hechas de la misma manera que las utilizadas en el famoso carnaval de blancos y negros realizado los primeros días de enero.

Alumbrados navideños

Ya que hablamos de lo bella que es la zona urbana de Pasto, hablemos de esos lugares naturales que sirven como reconexión con la naturaleza y que nos sorprenden en la ruta por sus maravillosos paisajes.

Rumbo a la laguna de la Cocha

La Cocha es una gigantesca laguna natural, la segunda más grande del país después de la laguna de Tota en Boyacá. Está ubicada a 20 kilómetros de la zona urbana en el corregimiento El Encano, tiene una profundidad máxima de 70 metros y la región en la que se encuentra tiene un altitud de 2680 msnm por lo cual cuando vayas sentirás un poco más de frío allí que en Pasto, además de que el cielo es algo bipolar porque llueve todo el día pero se despeja rápidamente por momentos dándole paso al sol para que haga lo que mejor sabe hacer; darle vida al cuerpo y a la tierra con sus luminosos rayos.

Salimos a las 7:00 a.m. rumbo a conocer este increíble lugar del que nos hablaron los ciudadanos de Pasto, caminamos una hora y media con el fin de salir hacia la carretera que conduce a la Cocha  y en este lugar poder hacer auto-stop, cosa que no fue una dificultad para nosotros porque el clima de Pasto se presta para caminar facilmente igual que las calles, en su mayoría planas, además el auto-stop fue un tema sencillo gracias a la amabilidad de las personas que quieren ser partícipes de los logros de los viajeros. Así que un señor cuyo objetivo era llevar unos pollos al municipio de Sibundoy, paró para acercarnos hasta la Cocha junto a sus pollos y a sus geniales historias.

Carretera

El camino una vez montados en la camioneta se hizo rápido, media hora más y ya estábamos en el lugar, que por cierto se encuentra bien señalizado, indicándole a los visitantes hacia dónde deben dirigirse para disfrutar de las hermosas vistas de la Cocha.

Señalización

En este punto, en la entrada, restan siete kilómetros para toparte con la laguna, se pueden recorrer en carro o mucho mejor; a pie y digo que mucho mejor porque el camino es muy bello y te vas a entretener mientras lo recorres.

Ovejitas

Pero ten cuidado con tocar a los animales que te encuentres en el camino porque si haces lo mismo que Milo pueden terminar mordiéndote un dedo, como a él.

Ovejita

Luego de caminar los siete kilómetros, el agua no se hizo esperar, venía pisándonos los talones, así que entramos a escamparnos al muelle El Puerto, lugar donde se encuentra toda la información acerca de los recorridos en lancha que se hacen en la laguna. No éramos los únicos escampándonos, como pueden ver…

Escampándose

Luego de que cesó la lluvia, seguimos caminando mientras nos maravillábamos por la belleza del lugar, antes de mostrarles fotografías del sitio, con las que sé que quedarán encantados, quiero brindarles esta información sobre los precios de las lanchas por si quieren realizar el recorrido cuando vayan, nosotros por el costo no lo hicimos y aún así quedamos muy satisfechos con nuestra visita.

Precios

En la Cocha hay espacio para todos, para visitantes que cuentan con bastante dinero, para quienes cuentan con poco y para quienes viajan sin nada, lo digo porque la visita no es limitada, no es obligatorio montarse en la lancha y además ofrecen almuerzos desde 6.000 pesos colombianos hasta $30.000 o un poco más y claro, también hay espacio para quienes desean llevar su propio almuerzo y sentarse en algún sitio a comérselo, tal como nosotros lo hicimos.

Mientras caminábamos me sentí como en un cuento de hadas y nada raro, pues nos encontrábamos en un pueblito lleno de magia y color. No sabíamos hasta qué punto podríamos ver la gran laguna pero con cada paso que dábamos nos sentíamos más felices de estar ahí.

Puente

Laguna

Uno de los mejores sentimientos de viajar es aprender infinidad de cosas nuevas cada día, esta vez aprendí que la leche de amapola existe, el hombre sonriente se encuentra transportando la mencionada leche.

Leche de amapola

En este punto ya podíamos ver el lugar hasta el cual el camino nos permitiría llegar pero no nos enfocamos en eso sino en lo hermosa que se veía la salida de las lanchas desde lo estrecho de la laguna hasta su parte ancha.

Lanchas

Aquí de nuevo las nubes hicieron presencia soltando agua por montones, haciéndonos ver que los paisajes fríos también tienen un increíble encanto.

Camino frío

Frío

Al fin nos topamos con el punto más cercano al que es posible llegar caminando, al menos en este corregimiento, lugar desde el cual pudimos ver la isla de la Corota; una isla que se encuentra en la laguna, está protegida por parques nacionales de Colombia puesto que es uno de los santuarios de flora y fauna más pequeños del país.

Isla Corota

Al devolvernos, nuevamente el colorido del lugar apareció y junto a ese colorido el cielo se despejó un poco, dejándonos capturar unas fotografías geniales.

El pueblo

El pueblo a Ras

Y como en toda historia siempre tengo una fotografía favorita, esta es mi preferida de nuestra visita a la laguna de la Cocha:

pasto-34

Luego de habernos entretenido un buen rato en este lugar, era hora de irnos rumbo a zona urbana de Pasto nuevamente y como la buena energía siempre nos acompaña, en esta oportunidad fue un mayor del ejército quien nos dejó a solo unas cuadras de nuestro Couch en Pasto, no sin antes permitir que le contáramos nuestra historia y hacernos presenciar otros paisajes encantadores.

Camino

Arboleda

Cómo llegar a la Laguna de la Cocha desde Pasto:

Las chorreras de Pasto

Pasto se caracteriza también por contar con varias caídas de agua, altas y hermosas, los nariñenses las llaman chorreras, algunas tienen fácil acceso, otras no tanto, algunas se encuentran muy muy cerca de la zona urbana, otras un poco más retiradas o escondidas pero sin duda, cuando visites la ciudad o Nariño en general debes ir en busca de una de ellas, como lo hicimos nosotros.

Tuvimos la oportunidad de visitar la primera cascada de Obonuco gracias a un grupo de caminantes de la zona que se hace llamar “Sueño de los Andes”, si alguna vez desean salir a algún lugar y no saben a dónde, búsquenlos en Facebook, ellos tienen planes para cada fin de semana.

Salimos a las 9:00 a.m. rumbo a la chorrera, caminamos aproximadamente dos horas en las que solo una bastó para entrar en contacto con la naturaleza.

Peñasco

El Amor

En un abrir y cerrar de ojos ya nos encontrábamos en el camino por el que bajaba el caudal de agua que nos conduciría a la cascada, muy frío por cierto.

Caudal

Caudal

Esta vez la lluvia tampoco se hizo esperar, nos acompañó en casi todo el recorrido mientras pisábamos las rocas, con el fin de no irnos al agua porque no podíamos darnos el lujo de mojarnos las botas puesto que las botas para un viajero son como su hogar cuando se encuentra lejos de un techo.

De repente empezamos a sentir que ya no era solo la lluvia la que chispeaba sobre nosotros sino una delicada y a la vez inmensa chorrera de agua cayendo entre un peñasco, allí tomar una fotografía era difícil puesto que el agua y la cámara no se la llevan muy bien por lo que parados en dos rocas no muy planas que digamos optamos por colocarnos un poncho encima para lograr, mientras lo sosteníamos, capturar esta fotografía con el fin de que ustedes pudieran observar la primera gran cascada de Obonuco.

Chorrera de Obonuco

Cómo llegar a las cascadas de Obonuco:

Es realmente fácil llegar, debes ir hasta el colegio Inem, ubicado en toda la Avenida panamericana, luego caminar hasta la carrera 26 o también llamada Avenida Mijitayo y subir derecho hasta toparte con un camino destapado en el que te adentras y sin pierde alguno logras encontrar la primera chorrera.

Así como estos, existen muchos sitios más en Pasto por visitar, en esta ocasión estos fueron los visitados por nosotros, pero seguro que a ustedes les esperan muchos más, como el Volcán Galeras por ejemplo, que no fue posible para nosotros subirlo dadas las inclemencias del clima durante los días que estuvimos en el lugar.

Cuéntanos, ¿qué otros sitios maravillosos te has encontrado en Pasto? y si no has visitado ninguno, ¡anímate!, la ciudad sorpresa te espera con emoción.

Vive feliz, vive libre.

Ly
El mundo es mi país.

4 Comentarios

  1. muy bueno toda la información, pero falta, lo que consumen en la región donde te encuentras, que comen de que viven, cual es su principal actividad, cual es su principal fiesta. esto nos daría un buen conocimiento de estos bellos paisajes, un gran abrazo

    1. Elkin Jairo buenas tardes, muchas gracias por ese gran aporte y crítica constructiva, para nosotros es un poco complicado conocer todo sobre una ciudad ya que viajamos sin dinero, pero tendremos en cuenta esto para los próximos artículos.

      Vive feliz, vive libre.

  2. Son maravillosos los lugares, espectaculares los senderos, indescriptibles las cascadas y todo aquello que tenga que ver con el agua, es parte del realismo mágico que la naturaleza nos permite ver por medio del ingenio, sudor, cansancio y esfuerzo desmedido que personas como ustedes nos trasmiten de manera desinteresada… Gracias, quisiera pedirles un esfuerzo más, cuando sea posible, algunas costumbres, tradiciones o alimentos como ya lo han hecho, con admiración les quiero y aprecio, Virgil.

    1. Muchas gracias Virgilio por estar pendiente siempre de la Senda, es con mucho amor que visitamos cada lugar y escribimos cada palabra para disfrute de personas como tú. Tendremos en cuenta las recomendaciones y te deseo el mejor de los días.

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario