Colombia

Las Lajas de Ipiales, belleza que inspira

Milo4 comentarios1721 vistas

la gran mayoría de personas que vienen a Colombia o que han venido deben haber visitado el hermoso santuario de Las Lajas, es un lugar que reúne no solo a los religiosos del mundo, sino también a aquellos que aprecian la arquitectura, la cultura y el arte, todo esto en un mismo espacio. Creo que era de las pocas personas que no había tenido la oportunidad de venir a presenciar esta belleza que inspira y hoy me siento orgulloso de haber puesto mis pies en un lugar tan santo como lo es la iglesia de Las Lajas.

El maravilloso santuario de Las Lajas es considerado como “el milagro de Dios sobre el abismo”, además un diario británico de gran fama llamado ‘The Telegraph’ lo nombró como la iglesia más hermosa del mundo y es con justa causa, pues su estilo gótico construido sobre el cañón del río Guáitara la hace única en su estilo, por otro lado, es una de las siete maravillas de Colombia y cada año este rincón de Ipiales – Nariño es uno de los sitios más visitados del país.

Siempre he sido una persona más amante a la naturaleza que a cualquier otra cosa, pero este santuario tiene el poder de brindarnos no solo un hermoso paisaje natural, sino que al mismo tiempo nos muestra su admirable arquitectura, la que ilumina nuestros ojos al verla y sentir el gran poder espiritual que acá se adquiere.

Camino a Las Lajas

Como anteriormente lo había dicho, la gran mayoría de los colombianos ha visitado y tiene unas hermosas fotos en el santuario de Las Lajas, no es de honor para mí decir que me encontraba entre la minoría, pero esta vez no solo tuve la oportunidad de ir, sino también de percibir la espiritualidad del lugar.

Nos estaban hospedando en el barrio Puenes de Ipiales, así que decidimos ir a la iglesia en la tarde ya que nos encontrábamos en la mañana intentando tomar algunas fotografías de dos volcanes muy famosos de la zona, alrededor de las 11:30 a.m. iniciamos nuestra caminata hacia el santuario, la mayoría de personas nos decían que estábamos muy lejos, pero nuestra terquedad o más bien falta de dinero nos obligó a ir a pie hasta Las Lajas.

Pasamos por un lugar donde si vas alcanzarás a ver infinidad de cuyes asados, el cuy es un roedor que convierten en uno de los platos típicos de la región nariñense.

Debo decirte que no estoy seguro cuantos kilómetros recorrimos para llegar a un letrero que nos mostraba lo poco que nos faltaba.

Cuando veas este letrero no te ilusiones, pues no te faltarán cinco kilómetros realmente, a 300 metros hay otro letrero igual que te dirá que te hacen falta los mismos cinco kilómetros, no alcanzamos a tomarle foto porque en ese instante nos paró un vehículo que nos llevaría hasta la entrada de Las Lajas.

Un poco de historia

A veces visitamos un lugar y no alcanzamos a conocer su historia, solo nos dedicamos a observar lo de ahora y olvidamos lo de ayer, lo de nuestros antepasados y las primeras personas que pisaron estos espacios, esta vez nos encontrábamos en un lugar con muchísimas historias, como la más contada sobre la imagen de la Virgen del Rosario que fue vista por una indígena llamada María Mueses con su pequeña hija Rosa, ellas iban desde Ipiales hacia su hogar en Potosí.

De repente en el camino comenzó una gran tormenta, por lo que se tuvieron que refugiar en una cueva formada por piedras grandes similares a losas, pero naturales (lajas) en el cañón a orillas del río Guáitara, en ese instante Rosa la hija de María Mueses la cual era sordomuda milagrosamente le dijo a su madre “Mamita, la mestiza me llama” señalando la imagen de la virgen creada por los relámpagos de la tormenta.

Primeras impresiones

Llegar a este lugar para mi fue muy emocionante, el paisaje hablaba por sí solo y nos decía que sería un gran día, nos susurraba al oído que la tormenta que obligó a Maria Mueses y su hija Rosa a refugiarse en la cueva no nos iba a suceder a nosotros, en cambio nos permitiría observar la belleza del lugar sin prevención alguna.

Al bajar por el sendero que va en dirección al gran santuario de Las Lajas, lo primero que logramos observar fue una impresionante cantidad de placas de agradecimiento para la virgen y no solo eso, sino que también entre las piedras que rodean el hermoso templo pudimos ver muchísimos algodones que eran insertados con un gran significado; las personas con el algodón limpian su cuerpo, sus zonas de dolores o lugares que quieren bendecir y lo colocan entre las ranuras de las piedras como símbolo de fe para aliviar y protegerse a sí mismos.

La sorpresa al ver por primera vez el santuario de Las Lajas es magnánima, estar bajando por un sendero y darte cuenta que la iglesia se asoma para obsequiarte su primera impresión es sencillamente algo que deseo veas en algún momento.

Nueva forma de llegar

Hace exactamente un año, en diciembre del 2015 se inauguró el nuevo teleférico que sirve para acortar distancias al santuario de Las Lajas, esta inauguración se hizo también para facilitar el acceso a personas con dificultades físicas y darle la oportunidad a todos de que puedan ir a visitar este hermoso lugar, definitivamente ya no hay excusa para no conocer Las Lajas.

Los precios del teleférico son los siguientes: días ordinarios para adulto 10.000 pesos colombianos un trayecto y 16.000 pesos trayecto completo, fines de semana y días festivos adulto 12.000 pesos un trayecto y 20.000 pesos trayecto completo, niños y tercera edad solo pagan 7.000 pesos sin importar el día.

Por esta situación siempre he dicho que los mejores días para visitar un lugar es en semana, pues habrá poca gente y tus fotos saldrán más espectaculares, obviamente entre gustos no hay disgustos y la pasarás genial sin importar el día que vayas.

Sala de confesiones del santuario

Después de haber tenido la primera impresión del santuario, nos decidimos a entrar a la sala de confesiones, esta está ubicada iniciando las escaleras que te llevan a la iglesia en su costado derecho, también podrás acceder al museo de las lajas el cuál tiene un costo de 3.000 pesos o 1.50 dólares, sé que si haces el cambio con tu calculadora no te dará, por eso amigo extranjero si no tienes pesos te aconsejo ir a un lugar donde puedas cambiarlos, porque de lo contrario te cobrarán más en todas partes.

Al museo no entramos, pero eso te lo dejamos a ti para que lo descubras cuando vayas, por otro lado, la sala de confesiones nos pareció un lugar hermoso, las personas normalmente lo frecuentan para hacer conexión con Dios, pedir bendiciones para sus vidas, agradecer por los nuevos amaneceres de cada día y para confesarse, como su nombre lo dice.

El lugar habla por sí solo y nos habla a nosotros cuando nos conectamos a él, este lugar es visitado anualmente por más de 750 mil personas para agradecer por su familia, su salud y libertad que en mi concepto personal son los tres pilares de un ser humano.

Las Lajas

Los alrededores de Las Lajas

El hermoso templo tiene muchos lugares para visitar y observar la iglesia desde diferentes ángulos, pero primero debo recomendarte que vayas al frente de la iglesia con una vela o velón y pidas por las almas del mundo, por la madre naturaleza y los cambios climáticos que nos vienen sacudiendo últimamente.

Este es un lugar santo y no importa a qué religión pertenezcas, estos espacios son puntos de conexión astral con tu ser supremo, siempre he dicho que el gran principio es aprender a respetar las creencias de los demás y exigir de ellos que respeten las tuyas, pues cada ser es libre de elegir en qué creer.

El ángel protector del Santuario de Las Lajas es el arcángel San Miguel, quien con su espada protege de toda mala energía el lugar, renueva los espíritus e impide la maldad, es imposible no verlo y percibir su buena voluntad cuando vas a la iglesia. Allá postrado en la montaña su misión es clara, vigilar desde lo más alto el templo y sus alrededores.

Ideas de Fotografías

Ir a Las Lajas y no sacarte unas buenas fotografías es como no haber ido o al menos de esa manera lo pienso yo, acá te dejo algunas ideas para que dejes en tu memoria una hermosa postal, digo en tu memoria porque a veces no es necesario registrar un lugar o momento en una foto, sino capturarla en nuestra mente y alma, verla con nuestros ojos y disfrutar de ese instante sintiendo paz interior.

Ven a conocer el Santuario de Las Lajas en Ipiales – Colombia y te aseguro que te llevarás unos bonitos recuerdos para tu hogar y si ya lo conoces cuéntame cómo fue tu experiencia en este gran templo.

Vive feliz, vive libre.

Milo
Viajero utópico que movido por su pasión te llevará a lugares asombrosos.

4 Comentarios

  1. Agradezco la sensibilidad de ustedes (Milo y Ly) con que asumen los mensajes de la madre tierra y nos los transmiten con lujo de detalles… Les sigo con gran expectativa en todo su trayecto; cerraron con broche de oro, el ciclo de Colombia, les deseo el mejor de los éxitos en el hermano país del Ecuador, les queremos hoy siempre, en esta vida y en la otra. les retorno… sigan siendo felices, Virgil.

    1. Infinitas gracias por el gran apoyo que nos has brindado y por seguir la Senda en su recorrido, ya estamos Ecuador nuestro hermano país y cada día nuestras ganas de seguir aumentan, seguiremos trayendo más y más lugares e historias para personas cómo tú que nos apoyan.

      Vive feliz, vive libre.

  2. Buenos días. Reitero que tienen un excelente registro fotográfico de este lugar maravilloso. Este lugar está ligado a mi familia y a mi infancia como buen nariñense. Aún recuerdo con qué emoción fui la primera vez. Tendría unos 6 o 7 años. Esto hace unos 45 años aproximadamente. Recuerdo la belleza de las artesanías y de los artículos religiosos que se hacían. No se si será la nostalgia de otras épocas pero a mi gusto y a mi manera de ver las cosas los artículos religiosos que hoy se venden no tienen la misma belleza. No estoy diciendo que sean feos. En mi vida adulta tuve la oportunidad de trabajar durante un mes en este lugar de belleza y espiritualidad. Tal vez canso con mis comentarios. Hasta pronto y espero sigan comunicándonos la belleza de nuestro mundo.

    1. Segundo buen día, muchas gracias por el gran apoyo y seguir la Senda tan de cerca, quiero decirte que en ningún momento nos cansas con tus comentarios, antes nos brindas más información de los lugares y experiencias vividas que son de gran valor para nosotros. Los artículos religiosos siguen siendo hermosos pero creo que estás en lo cierto cuando dices que anteriormente eran más bonitos en su significado, una gran amigo en Ipiales nos regaló uno de esos antiguos, él lo había comprado muchos años atrás y realmente tienen magia en su hermosa sencillez.

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario