Bolivia

Viviendo el Lago Titicaca desde las islas del sol y la luna

Ly4 comentarios1262 vistas

Copacabana es una de las puertas de entrada a Bolivia, una ciudad fronteriza con el país vecino de Perú, una bahía llena de agua dulce y helada ubicada a 155 kilómetros de la ciudad de la Paz y famosa en Bolivia por sus tradicionales celebraciones.

Aunque se habla acerca de Copacabana como una pequeña y hermosa ciudad turística, para nosotros fue un abrebocas desconcertante de nuestro paso por Bolivia, pues lastimosamente parece que algunos bolivianos no quieren a los turistas extranjeros y en Copacabana obtuvimos la muestra de ello debido a que no fueron muy amables con nosotros, en especial cuando pedíamos descuentos o preguntábamos por los precios antes de comprar algo.

Sí, es turística y sí, su colorido y cercanía al Lago Titicaca la hacen hermosa pero la poca amabilidad presente hizo que me aburriera bastante rápido de estar allí, sin embargo no podíamos perdernos de los encantos de la naturaleza, que nada tiene que ver con el comportamiento insoportable de nosotros los humanos, así que nos recargamos de energía positiva y emprendimos nuestro viaje hacia las islas del sol y la luna; una experiencia más, llena de diversidad.

Lago Titicaca

El lago navegable más alto del mundo

Con una altitud promedio de 3.810 m.s.n.m, el Lago Titicaca perteneciente a Perú y Bolivia, se puede navegar y a través de él llegar a diversas islas como las Islas de los Uros, la Isla del Sol y la Isla de la Luna. El área del lago es de 8.562 km², teniendo Perú un 6% más de área que Bolivia y la mayor profundidad que alcanza este inmenso lago es de 281 metros.

El fondo de este lago ha permanecido hasta ahora más secreto que la superficie de la luna. -Jacques Cousteau, 1968.

Gaviotas vistas desde la Isla del Sol

¡Para qué mar con este Titicaca!, cuando vi la inmensidad del Lago Titicaca quedé impresionada y me atreví a expresar que parecía el mar, con sus playas, bahías, muelles, olas y la superficie invisible al otro lado, un espectáculo visto desde varios ángulos durante nuestra estadía en las fronteras de ambos países, pero que sin duda varias de las mejores vistas del Lago, fueron otorgadas por las Islas del Sol y la Luna.

El nombre real de este lago sagrado, sería «Titekjarka» que etimológicamente traduce «Puma de Piedra» y gracias a la mala pronunciación de los españoles en la conquista, se quedó como «Titicaca».

Los achachilas son nuestros guardianes y protectores; el nevado Illampu y el nevado Janco Uma.

Lago Titicaca
Nevados Illampu y Janco Uma vistos desde la Isla de la Luna en el Lago Titicaca

Isla de la luna

La Isla de la Luna es menos visitada, para ir a ella es obligatorio ir también a la del sol pero para ir a la del sol no es necesario ir a la de la luna. La Isla de la Luna se encuentra a 8 km de distancia de la Isla del Sol, tiene 2,80 km de largo y 0,76 km de ancho, mucho más pequeña que la del sol y tiene sus propias leyendas.

Mi abuelo contaba que la Isla de la Luna se formó cuando una serpiente se dirigía a la Isla del Sol, pero un Inca para impedir el ataque, tomó su honda y con una piedra le arrancó la cabeza, cayendo esta al fondo del lago con una campana que le colgaba del cuello y el resto del cuerpo se convirtió en piedra. Aún ahora se puede ver en la parte norte el cuerpo descabezado y sangrante y en las noches, si uno presta atención, se escucha el repique de la campana desde el fondo del lago.

En la Isla de la Luna o Coati, se encuentra el Templo de las Vírgenes del Sol; el Iñakuyu, se dice que allí vivían mujeres elegidas, a las cuales se les enseñaba a tejer y en algún momento cualquiera de ellas podría ser esposa del Inca o usada como sacrificio a las deidades. A la isla, aparte de las mujeres, solo podía entrar el emperador Inca.

Lago Titicaca
Templo Iñakuyu

Las ruinas de este templo, se encuentran muy bien mantenidas a pesar del tiempo, en especial las puertas ornamentadas con un diseño único. Este palacio según se cuenta, fue construido por Huayna Cápac.

Templo de las Vírgenes del Sol

Isla del sol

Cuenta la leyenda que los primeros incas surgieron de una roca sagrada en la Isla del Sol y que allí fue donde Manco Cápac y Mama Ocllo fundaron el Tahuantinsuyo, luego de ser creados por el Dios Sol; Wiracocha, quien surgió de las profundidades del lago para darle vida a estos dos seres.

El dios Inti y la diosa Luna Quilla tenían un amor imposible, pero un día, cuando la tierra se oscureció, se unieron y de esa unión salieron Manco Cápac y Mama Ocllo. Sus padres; el dios Inti y la diosa Luna Quilla, les ordenaron que llevaran la luz del conocimiento a los hombres y les entregó una vara de oro con la instrucción de que donde la vara se enterrara, debían fundar la capital de un imperio porque esa tierra sería fértil, así que Manco Cápac y Mama Ocllo emprendieron un viaje y cuando llegaron al Valle de Cusco, Manco Cápac dejó caer la vara de oro y esta se enterró por completo.

La Isla del Sol, antes llamada Isla Titicaca, es la más grande que tiene el Lago Titicaca; tiene 9,6 km de largo y 4,6 km de ancho, en ella habitan las comunidades Challa (en la zona centro), Yumani (en el sur) y Challapampa (en el norte) a una altura de 3.925 m.s.n.m.

En esta Isla, habitada por aymaras y quechuas, se encuentran una serie de restos arqueológicos incaicos muy interesantes, pero que no pudimos apreciar por completo dado el conflicto que se presenta desde hace varios meses entre las comunidades que habitan la isla y todo al parecer por intereses monetarios que surgen del turismo. Según algunos oriundos de Bolivia, el conflicto está basado en que una parte de la isla recibe más dinero por parte de turistas que la otra y por esta razón la Zona Norte se encuentra inhabilitada para el turismo por ahora.

Lago Titicaca
Los habitantes de la zona se dedican a la agricultura, artesanía y turismo, especialmente.

En el Norte de la Isla del Sol están los restos del Templo Chinkana, la Roca Sagrada, la Mesa de las Ceremonias y los sitios de interpretación o museos, para mí, lo más interesante por ver, pero esta es la parte de la Isla que se encuentra cerrada, así que solo visitamos la parte Sur.

En el Sur pudimos ver el Palacio de Pilcocaina, un templo cuyo nombre quiere decir «lugar donde descansa el ave», está edificado con piedras y según los arqueólogos, por su manera de estar construido, representa varias premisas de la cultura Tiwanaku, como la puerta principal que expone sus principales principios; Ama Llulla (no robar), Ama Sua (no mentir) y Ama Kella (no seas perezoso).

Lago Titicaca
Palacio de Pilcocaina, con su entrada mirando a los nevados tutelares

En la zona también se pueden visitar las escalinatas de piedra de Yumani, que llevan a la fuente de las Tres Aguas, tres chorros que simbolizan la purificación, la vida y la juventud o los mismos principios expuestos anteriormente.

Cuenta la leyenda que el líder inca era subido por seis sacerdotes del imperio hasta la cúspide de los mil escalones en un trono de oro, para beber el agua sagrada.

Lago Titicaca
Escalinatas de piedra de Yumani
Lago Titicaca
Fuente de las Tres Aguas

A pesar de que no pudimos visitar por completo la Isla del Sol por razones ajenas a nosotros, fue muy satisfactorio disfrutar de cada cosa que pudimos durante nuestro paso por esta isla, en especial ver la perfecta combinación de la playa, el agua y las gigantescas montañas blancas.

Recomendaciones generales

  • Lo más importante para empezar es que, si estás yendo desde Perú, recuerdes que en Bolivia es una hora más para que no te pase como a nosotros, que casi nos deja el bote por no recordarlo.
  • La mejor época para ir a las islas, es de mayo a octubre, debido a que es temporada seca y seguro de esta manera disfrutarás mucho más el viaje.
  • El costo del transporte para llegar a ambas islas es de 30 bolivianos, este precio es negociable. El trayecto es de 2 horas de navegación aproximadamente; esto debido a lo lento que van los botes, más que a la lejanía. Los botes salen desde la playa de Copacabana a las 8:00 a.m.
  • Se suele recomendar quedarse en la Isla del Sol a dormir para conocerla por completo y con buen tiempo, sin embargo como últimamente se encuentra cerrada la parte norte, con un día de sol es suficiente.
  • La entrada a cada isla tiene un costo de 10 Bs
  • La guianza por la isla del sol cuesta alrededor de 25 Bs por persona.
  • El almuerzo más económico que encontramos fue a 20 Bs y después de mucho insistir nos vendieron uno en 15, así que si no cuentas con mucho dinero, te recomiendo llevar comida y agua desde Copacabana.

Es difícil no dejarse atrapar por la magia que envuelve a estas dos islas, así que te aseguro que cuando vayas, no te arrepentirás, porque a pesar de los desacuerdos, los paisajes conectados a las increíbles leyendas que habitan allí en el ambiente, son una combinación perfecta. Te dejo como regalo, un atardecer alucinante del Lago Titicaca visto desde Copacabana.

Vive feliz, vive libre.

Ly
El mundo es mi país.

4 Comentarios

  1. Estimada Ly, como miembro de redacción de la Senda es bien claro, en tus relatos cuando se refleja la permeabilidad del paisaje, el medio y la cultura en los observadores…son uds los mejores embajadores de tan notable civilización Inca, se nota con la autoridad con que dan a conocer y defiende los museos vivientes y sus vestigios para el mundo, gracias por reforzar nuestros elementales conocimientos de tan lindos parajes que en nuestro viaje pudimos ver,,, es notoria la influencia Europea en algunos aspectos como el contraste pintoresco de las edificaciones cual semblanza holandesa de hoteles y restaurantes cercanos al puerto, el muelle y sus embarcaciones,,, con ese gran flujo de turistas en su mayoría mochileros, un roce muy singuliar; la gran peculiaridad que sigue siendo muy autóctona es el agolpamiento de los nativos en las plazas de mercado, bien similar a los peruanos… los artesanos se transformaron en comerciantes sin escrúpulos, las frutas y derivados de la leche son económicos…les queremos, Virgil.

    1. Así es Virgil, una de las mejores cosas que me llevo de este viaje es aprender a ver los contrastes como algo imprescindible del paisaje, cosa que encontraremos en todo Sudamérica sin duda alguna y que disfrutaremos hasta que llegue el turno de conocer los demás continentes, mientras eso acontece disfrutamos cada detalle como el hecho de ser quienes somos gracias a la diversidad cultural con la que hemos sido criados. ¡Abrazos grandes!

      Vive feliz, vive libre.

  2. gracias por su visita y espero lo hayan pasado bien, en cuanto al percanse con las personas del lugar, la verdad es que la gente altiplanica es asi, son muy cerrados y siempre tienden a ser algo molestos, eso lo sabe toda la gente de los valles y el oriente boliviano, incluso en peru veran que la ideosincracia de las personas andinas es parecida, fuera de eso gracias por las hermosas imágenes.

    1. Hola Franz, gracias a ti por tu aporte, después de eso no tuvimos ningún otro inconveniente en Bolivia, fueron siempre muy amigables con nosotros, que bueno que te gustaron las fotografías de un lugar tan hermoso como lo es el Lago Titicaca. ¡Saludos!

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario