Perú

Un encuentro con la naturaleza en la selva norte

Milo2 comentarios1037 vistas

Pienso que uno de los mayores sueños de cada persona alguna vez ha sido colocar un pie en la selva amazónica y nosotros ya lo habíamos cumplido en una parte de Colombia y Ecuador, pero ahora nuestra senda nos dirigía hacía la selva peruana, no tan adentro como hubiéramos deseado pero pudimos vivir Moyobamba y Tarapoto que son algo así como la entrada de la selva y disfrutamos un montón de las creaciones de la hermosa Pachamama.

Vivir en una ciudad alejada de lo natural nos impide apreciar la verdadera esencia de la vida, que a mi punto de vista es disfrutar esos pequeños momentos en que las aves cantan, respirar aire puro, ver las rutas de las hormigas o entender un poco más sobre el comportamiento animal, que en realidad no está tan alejado al nuestro; poseen su organización, sus tiempos, sus costumbres y en gran parte nos enseñan muchas cosas que nosotros los seres humanos podemos aprender solo prestando verdadera atención y sin distraernos.

Puedo decir sin temor alguno que en la selva peruana encontré el amor por las aves y los monos, pero hablo de verlos libres y no en jaulas, me parece toda una aventura que para observar un ave o un mono tengas que ser tú quien vaya a su hábitat natural y entres en total sigilo para no ahuyentarlos, tengas que permanecer quieto por algunas horas esperando que sientan que eres parte del paisaje; eso es aprender a apreciar la vida en libertad de nuestros hermanos los animales y así fue como lo vivimos primero en Moyobamba.

Despertando en la selva

Los amaneceres selváticos tienen un encanto diferente a los demás, despertar y ver una capa de nubes que borran el paisaje urbano y solo dejan apreciar la naturaleza ya es un éxito hoy en día, puesto que si deseamos sumergirnos en la selva virgen tendremos que alejarnos demasiado de las ciudades y esto para unos mochileros como nosotros no está entre los planes; al menos no por ahora, pero lo que sí estaba planeado era ir a conocer el mono tocón; primate que está en peligro de extinción por razones humanas.

El mono tocón es una especie endémica de la región de San Martín que debido a la deforestación, la caza indiscriminada y el adiestramiento animal se encuentran en grave peligro de extinción, nosotros tuvimos la suerte de ir a verlos gracias a un amigo de nuestra huésped de Couchsurfing llamado Raul que trabaja en la protección de la especie y tiene altos conocimientos de la naturaleza que felizmente compartió con nosotros en el recorrido a divisar la variedad de animales que habitan en la selva.

Al llegar al lugar donde asombrosamente escuchamos los aullidos de los monos tocón comenzamos a ver su movimiento en los árboles y tras estos movimientos tratábamos de encontrarlos, era todo un reto apreciar su forma porque son demasiado tímidos y fotografiarlos se sentía como estar en otro mundo, y es que así lo era puesto que estábamos internados en su hogar y los intrusos en este caso éramos nosotros, nuestro principal objetivo era dispararles pero no con un arma sino con nuestra cámara para mostrarle al mundo lo preciosa que es esta especie que los cazadores, deforestadores y adiestradores están acabando.

Un dato importante sobre los monos tocón es que viven en familias y son una especie monógama que fue llamada de este modo por el ruido que hacen al aullar.

Avistamiento de aves

Después de lograr conocer y observar los grandiosos monos tocón nos decidimos a disfrutar del avistamiento de aves, escuchamos diversos cantos, y pudimos con suerte ver especies que por ignorancia desconocemos sus nombres pero cuya belleza nos deslumbró.

Las aves son animales difíciles de fotografiar porque realmente debemos ser sigilosos si no contamos con un equipo fotográfico profesional y adecuado para ello, pero si tienes paciencia y utilizas tu ingenio podrás sacar algunas tomas que quedarán de recuerdo para siempre.

Verlas volar, cantar y sentir que se mueven en búsqueda de alimento es extraordinario, aunque la mayoría de las veces aún estando en nuestro entorno hacemos que pasen desapercibidas porque nuestra mente permanece ocupada en cosas que creemos son más importantes.

En realidad te recomiendo que cualquier día y espero no sea lejano, salgas a observar las aves que habitan cerca de tu hogar o si realmente quieres fotografiarlas y vivir una aventura te adentres en algún bosque o selva que aún exista en tu región.

El Cerro de Calzada

Cualquier viajero del común va a la selva a disfrutar de sus planicies y descansar un poco de las arduas caminatas en montañas, pero nosotros antes de llegar a Moyobamba pasamos por un lugar llamado Calzada, donde desde lejos logramos divisar una solitaria montaña de 1.430 msnm y nuestro corazón es imantado y al igual que la brújula nuestro norte era subir al cerro para ver el Valle de Mayo desde lo más alto posible.

A esta aventura nos acompañaron cuatro amigos más que conocimos y se convirtieron en nuestra familia de la selva, por otro lado, mi recomendación es que cuando vayas a subir lo hagas en la tarde y no al igual que lo hicimos nosotros casi ya llegando la noche, la subida nos tomó cerca de una hora a un ritmo un poco acelerado, pues nuestra amiga alemana y nuestro amigo colombiano llevaban un motor en sus piernas y nos hicieron exigirnos un poco más de lo normal, lo que impidió nuestras tomas fotográficas de descanso táctico a las que estábamos acostumbrados.

Llegamos en la noche a la cima donde logramos apreciar la ciudad antes del último rayo de sol, armamos nuestras carpas, hicimos una fogata donde nuestro menú principal era pan con tomate, queso y unas papas al carbón que nuestra chef alemana haría para todos nosotros, después comenzamos a hacer música al ritmo de guitarra y ukelele para acompañar la luna llena que nos alumbraba aquella hermosa noche.

Una noche con una luna así acampando a tal altitud en la Amazonía era todo un regalo, pero la historia no había finalizado puesto que en la madrugada por un lapso de al menos 2 horas llegaría una tormenta eléctrica para asustarnos, la lluvia comenzó tipo 6 a.m. el otro colombiano y la alemana decidieron desarmar su carpa y bajar, los demás decidimos quedarnos, la carpa de nuestros amigos de Francia y Bélgica se comenzó a inundar y despavoridos por los rayos que caían emprendieron la huída hacia un refugio ubicado a unos metros más abajo de nuestra zona de camping, Ly y yo con nuestra terquedad decidimos quedarnos y aguantar la tormenta que por muy poco casi nos deja rostizados gracias a un rayo que cayó a 20 metros de nosotros.

La fotografía del rayo se las quedamos debiendo porque encender un aparato tecnológico en una tormenta eléctrica era una de las mil manera de morir que habíamos visto en el programa de televisión, pero lo que sí deseamos que vean es el amanecer que dejó la tormenta tras su paso.

selva

Catarata de Ahuashiyacu

La aventura hacia esta hermosa catarata con forma de toro se nos dio luego de haber dejado Moyobamba y encuadrar nuestro rumbo hacia la ciudad de Tarapoto, un poco más adentro en la Amazonía, ciudad calurosa llena de frutas deliciosas que nos recibiría con todo el amor que nuestro anfitrión de Couchsurfing nos podía entregar.

Ahuashiyacu es una hermosa caída de agua de 40 metros que en su leyenda narra una historia de amor entre Ahuasi, hija del jefe de la tribu y Silly un joven sin un estatus importante, el jefe para impedir la unión de los dos enamorados decidió enviar un brujo a hechizar a Ahuasi y convertirla en una poza de agua para que permaneciera pura y a Silly lo transformaron en un toro negro para protegerla.

Silly ya convertido en toro decidió buscar a Ahuasi y subió a lo alto de la montaña donde cayó por un abismo y Ahuasi llorando hizo que sus aguas se desbordaran hacia donde había caído su amado y así fue como se creó la cascada que tomó el nombre de Ahuashiyacu; “Ahuasi” llevando el nombre de ambos amados y “Yacu” que en quechua traduce agua.

Datos de interés

Ingreso catarata Ahuashiyacu adultos 6 soles – niños menores de 8 años 2 soles
Horario de atención de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.
Prohibido ingreso de mascotas

Cerca a Moyobamba también está ubicada la hermosa Cueva de Palestina, lugar donde podrás vivir una aventura sensacional.

Este fue un pequeño recorrido que hicimos por la selva norte de Perú y nuestro próximo destino será Tingo María, así que alístate para leer otra aventura llena de anécdotas y lugares impresionantes que la naturaleza nos ha regalado.

¿Has pasado ya por el amazonas? cuéntame tu historia y anímanos a conocer un poco más del pulmón de la tierra.

Vive feliz, vive libre

Milo
Viajero utópico que movido por su pasión te llevará a lugares asombrosos.

2 Comentarios

  1. Sigo con entusiasmo cada anotación que uds con presentan con el deslumbrante asombro como las primera vez que visitaron el amazonas en otros países , siendo impresionante por el ángulo que se le mire y en el sitio que visite me gustaron los atardeceres, paisajes nocturnos, senderos, estatuas y cada detalle que identifica y diversifica cada lugar de la amazonia, gracias por detectar los mejor de cada lugar para describirlo, ! que buen ojo tienen!! no pierdan la magia de seguir impresionándose de cuanto observan, Virgil

    1. Que grandes palabras nos regalas el día de hoy, para nosotros será más que un placer seguir observando cada lugar como la primera vez, sorprendiéndonos por todo, conociendo y dando a conocer cada hermoso lugar que visitamos. Gracias infinitas por seguir este recorrido utópico a través de los días.

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario