Colombia

El volcán Puracé; la gran montaña de fuego

Milo15 comentarios3152 vistas

El hermoso volcán Puracé, o montaña de fuego en lengua indígena, está ubicado sobre la cordillera central, en el departamento del Cauca, dentro del Parque Natural Nacional Puracé (PNN Puracé). Este santuario de la naturaleza es uno de los mejores sitios que he tenido la oportunidad de visitar. Allí recordé aquel famoso dicho: “solo la montaña decide cuándo se puede subir y cuándo no”.

Llegada

Cambiando de rumbo:

Mi experiencia en este mágico volcán comenzó sin siquiera buscarla porque mi destino principal era ir a un lugar llamado Coconuco, con el cual aún estoy en deuda. Salí de Popayán alrededor de las diez de la mañana dispuesto a hacer auto stop en la vía, y pasados veinte minutos, un señor llamado Alexander Ochoa me dijo que podía llevarme hasta el cruce entre Coconuco y Puracé, a lo que acepté gustoso.

Al bajar del automóvil de don Alexander vi un letrero acerca del volcán Puracé, montaña de la cual ya había oído hablar, y fue ahí cuando mi destino cambió, el nuevo camino conducía directo a la gran montaña de fuego.

Tomando decisiones incorrectas:

Estando en el cruce mencionado intenté de nuevo hacer auto stop durante una media hora, pero no tuve éxito, entonces le pregunté a unas personas que trabajaban en la construcción de un puente, a cuánto tiempo estaba del lugar, y ellos me dijeron que estaba muy lejos, pero dada mi terquedad (y gracias a que en Cali me sucedía que cuando preguntaba por la distancia de un lugar al que me dirigía, todas las personas me respondían que estaba muy lejos cuando realmente no lo estaba) pensé que aquí eran igual de exagerados y por ello decidí caminar hasta la reserva natural.

Bueno, dadas mis decisiones equivocadas, acá viene mi primera recomendación: no hagas lo que yo hice, toma un bus en la terminal de Popayán, el pasaje cuesta solo $15.000 colombianos, y te ahorrarás horas de sudor, y no digo sufrimiento porque realmente me la gocé, pero sí debes creerme que andar 22 km por la vía no es tan fácil y menos con equipaje a la espalda.

Cruce de la Mina

Punto de llegada:

Si vienes caminando, alguien te trae o vienes en bus debes bajarte en este lugar llamado “El cruce de la mina” debido a que esta carretera que logras ver en la fotografía va en dirección hacia la mina de azufre “El Vinagre”, además es el camino que te llevará a Puente Tierra o Pilimbalá como anteriormente le llamaban al lugar antes de ser dirigido por los nativos de la zona.

Desde ahí deberás caminar alrededor de un kilómetro hasta el desvío hacia Puente Tierra, en la ruta verás el letrero al costado izquierdo de la carretera sin ningún inconveniente, desde ese cruce o “Y” estarás a aproximadamente otro kilómetro de distancia del lugar en dónde por 5.ooo pesos podrás acampar y tendrás la opción de restaurante.

cruce-pilimbala-Puracé

Coordinaciones:

Llegué a este lugar e inmediatamente fui a hablar con el Sr. Alejandro, líder y coordinador del PNN Puracé, quien me dijo el costo de la acampada y el costo del guía para poder subir al tan anhelado volcán, el precio del guía es de 35.000 pesos colombianos los que por supuesto no tenía, pero tuve la suerte de encontrarme con un grupo de personas que fueron a hacer la cumbre del volcán y de una vez aprovecho para agradecerles, siempre he dicho que el destino te cruza con grandes seres, ellos me aceptaron en su grupo para poder subir de manera gratuita.

La salida al Puracé era al siguiente día a las 6:30 a.m. por ese motivo procedí a armar mi carpa para al otro día estar puntual, debes saber que no es necesario que vayas al volcán con todo el peso de tu mochila, tienes la posibilidad de dejar tu carpa armada y dejar cosas dentro de ella, no se te perderá nada pues así lo hice yo, dejé la bolsa de dormir, ropa y el aislante, carpajil o colchoneta de la manera que lo conozcas.

También es importante que sepas que si tu capacidad adquisitiva te lo permite existe la opción de que alquiles cabañas para pasar la noche, las reservas se pueden hacer desde Popayán en la oficina de PNN de Colombia Surandina: Carrera 9 No 25-06. Abren de lunes a viernes, de 8 a 11 a.m. y de 2 a 4 p.m. Tel: (57 2) 823 1212 / purace@parquesnacionales.gov.co

Subida al volcán

Alistamiento:

A las 6:30 a.m. ya estaba listo en el cruce donde está ubicado el letrero que les mostré anteriormente, allí esperé más o menos una hora pues las personas que iban a subir a la cumbre del volcán se estaban hospedando en el pueblo de Puracé y subirían en bus, en mi tiempo de espera tuve la fortuna de ser acompañado por dos hermosas cosas, una fue un perro que desde que empecé a bajar de la zona de camping me siguió todo el tiempo y la otra fue un delicioso aguacero a las 6:45 a.m. Aprovecho este instante para recomendarte que no salgas a la montaña sin un poncho o capa (protector impermeable para el agua), esta vez sí lo tenía y no me mojé.

Aproveché después de que dejara de llover para hacer más amistad con el perrito que en esta ocasión lo nombré Caimán, pues todo el tiempo quería morderme los pies, la mochila, la cámara y todo lo que fuera mío, pienso que era su manera de ser mi amigo, tuvimos tanta empatía que hasta le dije que posara para algunas fotografías.

Caimán Caimán posando

El bus pasó y yo estaba más que listo para subir al volcán Puracé, así que me despedí de Caimán y junto a las demás personas recorrimos alrededor de cuatro kilómetros hasta la mina de azufre “El vinagre” ahí era donde todo comenzaría. Hay dos formas de subir al volcán; las dos son con guía y es obligatorio, uno de los modos es desde la mina de azufre y el otro es desde Puente Tierra por un sendero que atraviesa un valle de frailejones.

Esta vez lo subí desde la mina y este fue el grupo de personas con el que me presenté ante la montaña para que nos permitiera subir.

grupo-purace

Inicio de la aventura:

En este momento es donde se partió el grupo en dos partes, unos que eran llevados en jeeps hasta una zona llamada “La Base” que es algo así como la mitad del recorrido, ellos ahorraban alrededor de 2 horas de camino, las personas que fueron eran las que tenían más edad, alguna dificultad física o simplemente no se sentían físicamente listos para afrontar el camino completo, lo cual no es malo en ningún sentido, a veces nuestro cuerpo no nos responde de la manera que quisiéramos, pero lo importante es intentarlo con la valentía que ellos lo hicieron.

El otro grupo era en el que iba yo, éramos los que iniciábamos el recorrido a pie desde la mina de azufre y definitivamente fue una de las mejores decisiones que he tomado, obviamente no tenía dinero para irme en el jeep que costaba 4.000 pesos, ahí te dejo el dato para que lo utilices si vas con familia o niños y no dispones de tanto tiempo para alcanzar cumbre.

El camino en sus inicios era por carretera destapada y uno que otro atajo de piedras, en este camino se alcanzaban a ver hermosos paisajes a los cuales, aunque veas las siguientes fotos, no puedes dejar de venir a verlos en persona pues en mi opinión personal una fotografía es un fragmento de la realidad que necesitas conocer.

camino tajo-abierto-2 tajo-abierto-1

Este lugar es llamado “Tajo Abierto” y es donde se realiza la excavación y luego explotación del mineral, el cual es transportado en volquetas que entran por túneles creados por la misma empresa que maneja la mina de azufre, los túneles son similares a los que se alcanzan a ver en la fotografía.

Mitad del camino:

Hasta este lugar se notaba a grandes rasgos que nuestro camino hacia la cúspide del volcán iba a estar lleno de hermosos paisajes y las fotografías dan fe de ello.

1 4

Fue después de dos horas de recorrido cuando por fin llegamos a la mitad del camino, la famosa “Base Militar”, este lugar hoy en día abandonado sirve de resguardo de la lluvia o el fuerte viento que allí se empieza a sentir, además de regreso después de subir el Puracé descubrí que también venden unas aguapanelas con hojuelas deliciosas, gracias a una amiga de la ruta que me invitó, (espero leas este artículo).

Base Militar

De “La Base» hacia arriba aún faltaba un largo recorrido, como puedes observar en la fotografía el volcán es esa punta que se alcanza a percibir a lo lejos y pues ya estábamos en la mitad, solo necesitábamos seguir de la misma manera en que íbamos.

Cabe aclarar que hasta el momento la subida era un paseo para nada exigente y era la hora de enfrentarnos cara a cara con la montaña, iniciamos el recorrido e inmediatamente el viento se hizo sentir y nos mostró que él estaba ahí para decirnos que llegar a la cima del Puracé era una experiencia que nos debía costar un gran esfuerzo.

Viento

En el camino me encontré con la vegetación propia de un páramo, aunque no vi ningún frailejón pude observar a algunos familiares de ellos, los cuales no recuerdo haber visto en otros páramos a los que había ido, aunque suelo ser conocido por tener una memoria como la de Dory.

flor

El verdadero reto:

Hablo de reto porque después de ver la hermosa vegetación propia de páramo llegó la sequía, la zona árida y volcánica donde no crece nada y no hay más que arena y rocas en cualquier dirección a la que mires, este lugar para mí representó la verdadera prueba, pues es de esos sitios donde das un paso y el mismo terreno te devuelve dos pasos, es sencillamente espectacular cómo te sientes en el recorrido.

roca roca1

Llegamos hasta el sismógrafo, encargado de reportar los movimientos e intensidad del volcán y por seguridad preferimos simplemente observar desde lejos, porque yo estaba seguro de que donde me acercara mínimo, mínimo iba a generar un terremoto o una descarga de magma como la sucedida años atrás en este mismo lugar, en donde 17 estudiantes se encontraban subiendo para ver el cráter del volcán y este despertó quitándoles sus vidas sin dificultad.

roca2

Después de esto ya vendría el último esfuerzo, el cual era el más complicado debido a el olor a azufre que se sentía al acercarse al gran cráter, era normal ver personas acostadas en el piso con mal de altura (soroche) y otras descendiendo sin haber podido conseguir la cima, quiero aprovechar este momento para exaltar la actitud de una señora de más o menos setenta años quien iba subiendo y por precaución decidió bajar para cuidar tanto sus pulmones como sus rodillas, ¡vaya admiración verla llegar tan lejos!

ultimos-pasos

Últimos pasos:

Me encontraba ya a unos escasos 500 metros de llegar a la cima de la gran montaña de fuego y fue en ese preciso momento donde observé con tristeza algo que sinceramente no entendía y creo que jamás entenderé, es decepcionante ver que el ser humano quiere marcar todo, no se conforma con llegar a un lugar y tomarse una fotografía, no entiendo por qué razón deben poner su nombre en los lugares a los que van, pienso que poner tu nombre en una zona con tanta mística hace que la montaña pierda su belleza.

Esto no es de un lugar en específico, es de todos nosotros los seres humanos y es triste que sea de esa manera, cuando fui al hermoso Páramo del Sol también observé lo mismo.

ultimos-pasos-2

Tras ver eso seguí mi camino sin mirar atrás, con un solo objetivo en mi mente, llegar a observar la cima del gran volcán Puracé, cuando estaba a unos escasos metros vi una roca color amarillo que no sé si era motivante o desmotivante pues estos 300 metros se convirtieron en los más largos de mi vida.

300 metros

Fue sorprendente después de eso ver la manera en que la montaña me regalaba 30 segundos con el cielo despejado para lograr ver una de las fumarolas del gran durmiente, la cual por su olor a azufre nos hacía dar cuenta que estábamos encima de un lugar que la madre tierra tenía descansando.

fumarola

Te recomiendo que no te acerques mucho a estas fumarolas como yo lo hice porque son gases demasiado tóxicos para nuestros pulmones y créeme que ahí donde se encontraban las personas de la fotografía el olor a azufre es insoportable, es sencillamente algo que te deja impregnada la ropa y el cuerpo, yo después de bajar me he bañado cuatro veces y aún huelo a azufre, espero que de acá al 31 de diciembre ya esté oliendo normal.

El gran cráter del Puracé

Primera impresión:

La llegada es sencillamente algo que no puedo explicarte con palabras, ver esta hermosura que la tierra nos regala, ver tanta belleza a 4.700 metros sobre el nivel del mar es algo que te digo amigo, no vale la pena porque para mí el camino hacia la cima del volcán no fueron penas, fue felicidad y por eso mismo digo que llegar al cráter vale la felicidad.

Crater crater Crater

El volcán parece un niño dormido, pero en realidad es un anciano que en cualquier momento despertará arrasando con todo a su paso y dejando solo el recuerdo de aquellos que intentaron poner los pies en su territorio, por esta razón te recomiendo que antes de intentar pisarlo te conectes con él y la naturaleza a tu alrededor para pedirle permiso y lograr volver sin ningún rasguño.

De esta manera, cuando alcances la cima espero que abras tus alas y le digas a los cuatro vientos que lo has conseguido, además llévate tu mérito a casa para celebrarlo contigo mismo y tus seres queridos.

Volcán Puracé

Volviendo nuevamente:

El camino de regreso a casa fue hermoso pues el cielo nos dejó ver un poco más el sendero que habíamos recorrido, logramos bajar todos sin ninguna dificultad y llegamos hasta la base donde por 4.000 pesos nos llevarían hasta la mina de azufre o el escenario de Silent Hill (famoso juego de terror que a mi generación azotó con sustos incontables). En mi caso pagué 2.000 pesos pues me monté en la parrilla del jeep como un bulto de papas.

camino-de-regreso silent-hill-2 silent-hill-1 silent-hill-3

Después de tan hermosa historia que trajo consigo todo lo que el ser humano puede sentir en un día, me despido, pero no antes sin agradecer nuevamente a cada una de las personas que hizo posible esta senda por el hermoso volcán Puracé.

Gracias infinitas a mis lectores y espero que este artículo les haya gustado tanto como a mí.

Por último, no olvides nunca el eslogan de la Senda Utópica.

Vive feliz, vive libre.

Milo
Viajero utópico que movido por su pasión te llevará a lugares asombrosos.

15 Comentarios

    1. Cata muchas gracias por estar al tanto de la Senda y disfrutar de este espectacular recorrido por este santuario natural, seguiré hacia el sur para traerte más lugares geniales.

      Vive feliz, vive libre.

  1. Hola viajero.

    Te agradezco el Interesante artículo. Pienso hacer este recorrido alguna vez.

    Me gustaría que por favor nos compartas tu ruta por Suramérica, si es posible con trazos en un mapa.

    Saludos de un hermano suramericano.

    V. K.

    1. Saludos hermano.

      Gracias infinitas a vos por estar al tanto de la Senda, muy prontamente compartiré el recorrido que se va a realizar, por el momento te digo que será la vuelta completa a Suramérica.

      Te deseo buenos vientos y buena mar.

      Vive feliz, vive libre.

  2. Increíble! que buen articulo me sentí estar presente durante la lectura, que fotografías mas impactantes, te felicito por tu excelente actitud y tu manera de demostrarnos lo fácil que es viajar si se quiere, espero conocer este sitio algún día.
    Un abrazo, Vive libre y feliz viajero utópico!

    1. Que gran noticia hermano que este artículo te haya tele-transportado a este lugar, me alegra escuchar cosas como esas, espero que vengas y lo veas con tus propios ojos y sientas la conexión con el volcán de la misma manera que yo la sentí.

      Gracias infinitas.

      Vive feliz, vive libre.

  3. Espectacular el relato y las imágenes. Me transporte e imagine cada una de tus anécdotas. Que orgullosa me siento de ti Milo!! Bendiciones infinitas y aquí estaré todos los días expectante y emocionada esperando tus próximas experiencias.

    1. Que bonito es ver que lo que haces tele-trasporta a otras personas, eso para mi ya es un motivo para seguir trayéndote otros espectaculares lugares que nuestro planeta tiene escondidos.

      Gracias por el apoyo.

      Vive feliz, vive libre.

  4. OPA GRACIAS AMIGO. CON TUS PALABRAS VIAJE EN EL TIEMPO Y ME HICISTE RECORDAR LO QUE SENTÍA VIENDO ESOS ESPECTACULARES Y MAGNÍFICOS PAISAJES. DIOS TE PROTEJA EN TU SENDERO AMIGO.
    ATT. UN AMIGO SCOUT DE POPAYÁN.

    1. Hermano que grande que hayas Imaginado cada instante, y de ante mano gracias por permitírtelo, porque así es que se fluye en la vida. Un gran abrazo y espero algún día se crucen nuestros senderos para compartir historias.

      Vive feliz, vive libre.

  5. Hermosa experiencia gracias por compartirlo grande amigo que humildad y buena actitud con la que se identifica me gustaría plantear un viaje si te interesa los nevados de Santa Isabel ,Tolima Ruiz paramillo del Quindío y hacer una expedición me gustaría mucho compartirla contigo abrazo montañero bienvenido a una nueva aventura 3164109693 me gustó mucho el artículo y las indicaciones infinitas gracias saludos cordiales

    1. Alejandro hermano que grande leer tus palabras. ¡Que gran propuesta!

      Conocer las montañas es un sueño y sin duda te hablaré al WhatsApp, pero mientras eso sucede te envío un fuerte abrazo y gracias mil.

      Vive feliz, vive libre.

  6. Felicitaciones, eres un buen narrador. Va uno leyendo como si fuera caminando hacia la cima.
    Te recomiendo mejorar las Fotografías, las tomas son muy distantes y, estas caminatas y lugares difícilmente se repetirán.
    A y lleva algo de dinero, andar «pelao» es complicado.

    1. Hey Rodrigo muchas gracias por tus palabras. En ese tiempo apenas estaba aprendiendo sobre la fotografía y bueno aún lo estoy haciendo. Ahora también ya no estamos tan pelados jaja y sinceramente que rico volver a esa linda montaña de fuego.

      Un gran abrazo y recuerda…

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario