Colombia

El prodigioso salto del buey

Milo3593 vistas

Me pregunto cuál es la mejor manera de iniciar este artículo sobre el Salto del Buey, siento que no existe palabra alguna para describir este lugar lleno de magia, además te aseguro que los ojos humanos no están acostumbrados a deleitarse con tal belleza natural.

Intentaré narrarte la historia de cómo fue mi experiencia al conocer este magnífico santuario de la naturaleza.

Todo empezó gracias al grupo de caminantes «Club de los perdidos» con quienes asistí a este lugar, nos reunimos a las 6 de la mañana en la terminal del norte de buses en Medellín y nos dirigimos hacia La Ceja (Antioquia). Al llegar al lugar inmediatamente me di cuenta de que iba a ser una caminata extraordinaria al mirar este letrero.

LetreroEn la tienda ubicada al frente de este extraordinario letrero nos abastecimos e iniciamos la caminata hacia el tan esperado Salto del Buey, debo decir que no había dado mis primeros 30 pasos, entonces fue cuando me encontré con un puente el cual a cada lado tenía un paisaje perfecto merecedor de una fotografía.

salto-del-buey-1-compressor salto-del-buey-1-1-compressorSeguimos el camino que realmente no tenía dificultad hasta el momento, nos encontramos con algunas lomas y otras bajadas demasiado fáciles para cualquier tipo de persona, en ese momento pensé que la caminata iba a ser nivel uno en escala de uno a cinco.

CaminandoDespués de algunos minutos de caminar observando paisajes geniales alguien que venia caminando a mi lado dijo que habíamos llegado a la tan esperada cascada, definitivamente no era tan imponente como me lo imaginaba.

CañoSencillamente ese pequeño chorrito de agua era uno de los hijos del Salto del Buey, pues iba conectado con toda la naturaleza del lugar. Seguí mi camino y me adentré en más hermosos paisajes que en definitiva debes observar con tus ojos.

Belleza TranquilidadEra genial estar transitando por esta ruta, puesto que cada paso que mi cuerpo daba sentía una energía externa que llenaba de vibra mi cuerpo, aproveché el momento para entablar conversación con algunas personas que iban a mi alrededor, las cuales me agradó haber conocido y escuchado sus grandes historias.

CaminandoDespués de caminar más o menos una hora fue cuando mis ojos observaron el grandísimo Salto del Buey.¡Wow! debo decir que me quedé sin palabras al ver dicho lugar.

VistaEstoy seguro de que para ti que estás viendo esta fotografía no es tan imponente como lo describo anteriormente, pero te aseguro que ninguna cámara en el mundo logrará percibir lo que los ojos humanos pueden llegar a sentir cuando ven por primera vez un lugar como este.

Cuando todos creíamos haber llegado, nos dimos cuenta de que aún faltaba la parte más sabrosa de la caminata, pues para llegar a los mejores lugares debes atravesar algunas dificultades, esta vez era una pendiente de alrededor de 800 metros, en los que seguro te caerás alguna vez como yo lo hice en tres ocasiones.

Después de atravesar la maraña espesa y haber resbalado innumerables ocasiones llegué al lugar en que me enamoré de la naturaleza, lo primero que hice fue saludar el Salto del Buey e intentar conectarme con tan buena vibra que este lugar regalaba.

Saludando al SaltoDebes saber que estando al frente de esta belleza natural su potencia te mojara hasta el bóxer, además después de media hora tu cuerpo empezará a temblar del frío o como yo lo llamo empezarás a sentir el abrazo de la naturaleza, pero eso no impedirá que disfrutes de un momento único en tu vida.

Tras el bueyDespués de 40 minutos sintiendo y admirando la fuerza del Salto de Buey, llegó el momento de partir de nuevo a casa, pero no sin antes observar los últimos paisajes, esta vez del medio día.

Medio dia 2 Medio dia¡Vaya nubes tan llenas de magia! te aseguro que eso es lo que estás expresando en este instante, despedirse de un lugar no es fácil, pero cuando eres un coleccionista de recuerdos jamás te vas por completo.

Nos devolvimos hasta el lugar donde habíamos llegado para coger nuevamente el bus, esta vez con dirección hacia Medellín, pero preferimos dejar que se fuera y aprovechar para tirar charco.

Charco 2 CharcoA este lugar puedes ir después de llegar al primer puente que te encuentras antes de iniciar la caminata hacia el Salto del Buey, el camino está marcado y no tiene nada de dificultad encontrarlo, si por alguna razón no lo encuentras puedes preguntar en la tienda y con todo el gusto del mundo te enseñarán el camino.

Forma de llegar al Salto del Buey:

Llegar a este magnífico lugar es realmente sencillo, debes dirigirte hacia la terminal del norte de buses en Medellín y ubicar la taquilla transunidos número ocho, el valor del tiquete es de 13.300 pesos colombianos, debes aclarar que sea el bus que te lleve hasta Rio Piedras, el viaje tiene una duración aproximadamente de dos horas.

Al momento de devolverte hacia Medellín es genial saber que el último bus que pasa por la tienda de Rio Piedras lo hace a las 4:00 p.m, si por alguna razón no alcanzaste ese transporte no te preocupes pues yo tampoco lo alcancé, en este caso debes caminar un poco más hasta la carretera principal, en la cual pasa a las 6:00 p.m el último bus con dirección hacia Medellín.

Por último, espero haya sido de tu agrado este artículo como fue para mi narrarlo, seria genial tener tu opinión acerca de este lugar acá abajito en la caja de comentarios.

Vive feliz, vive libre.

Milo
Viajero utópico que movido por su pasión te llevará a lugares asombrosos.

Déjanos un comentario