Ecuador

Cuicocha, la gran laguna de los Dioses

Milo2 comentarios1352 vistas

Esta gran laguna azul llamada en kichwa por los nativos como Kuychi Kucha, “laguna de arco iris” o  Tsuish Kucha traducido a nuestro idioma como “laguna de los Dioses” es sin duda un destino que no puedes perderte, Cuicocha es el resultado de la erupción del gran volcán Cotacachi hace más de 3.100 años y por esta razón es considerada como una caldera volcánica.

La última erupción del volcán creó dos grandes rocas volcánicas o también llamadas cúpulas dacíticas, hoy en día convertidas en islas; las cuales poseen una vegetación con más de 400 especies, en las que destacan; plantas medicinales y decorativas que forman el hábitat de mamíferos como el oso de anteojos, el zorro andino, cuyes de monte, conejos y especialmente una gran cantidad de aves de la región.

Las islas de Cuicocha tienen sus propios nombres, la más grande de ellas es llamada Teodoro Wolf en honor al geólogo y geógrafo alemán que se encargó de descubrirla y la más pequeña de ellas se llama Jerovi, en honor al Obispo José María Jerovi quien hizo peregrinaciones en el lugar y efectuó varias historias que hoy en día se recuerdan.

Nuestra llegada

Nos encontrábamos hospedados por Couchsurfing en Otavalo y fue desde allí donde iniciamos nuestro recorrido hacia la famosa Cuicocha. Salimos alrededor de las 10 a.m. y fue realmente sencillo llegar, nuestro viaje fue por auto-stop ambos recorridos, pero si no te gusta movilizarte así también tienes la opción de ir en transporte público el cual encontrarás en la terminal de buses de Otavalo, allí podrás tomar un bus hasta Quiroga y posterior a eso otro vehículo hasta la laguna.

Desde Quiroga nos llevó un carro de la Policía, pero no hasta la entrada principal sino de una vez a un mirador en el cuál hay ubicado un restaurante de la zona, no puedes dejar de perderte la vista desde este lugar, realmente te la recomiendo.

Es de verdad hermoso el color del agua que puedes percibir desde la altitud y los cambios en su tonalidad por los reflejos del sol, la naturaleza de los volcanes hace de las lagunas lugares mágicos y su color es algo indescriptible, anteriormente habíamos podido observar en Colombia la increíble Laguna verde del volcán Azufral y ahora en Ecuador poder ver otra creación volcánica pero de diferente color era algo encantador.

Lo turístico

La Cuicocha posee un gran muelle bastante turístico en el cual podrás encontrar diferentes tipos de artesanías y querrás llevarte un recuerdo a casa ya que son realizados por nativos de la región y tienen su historia y tradición.

Además de artesanías podrás adquirir un boleto por tan solo 3,50 dólares para adultos o 2 dólares para niños con el fin de darle la vuelta a las islas Teodoro Wolf y Jerovi para ver con tus propios ojos esta belleza natural y tocar el agua azufrada donde no se registra vida de peces sino microorganismos que han encontrado la manera de nacer y sobrevivir en condiciones tan adversas como el azufre.

En bote no podrás ir a las islas ya que por preservación de las mismas hace algún tiempo fue prohibido el ingreso, esto debido a que varias personas iban a pernoctar en ellas y hacían fogatas en este espacio tan virgen; arrasando con lugares que son considerados ancestrales por los nativos.

Cuicocha

El agua es tan cristalina que lograrás ver un poco de su fondo, pero solo en las orillas porque se dice que Cuicocha tiene 200 metros de profundidad, además no posee playas y está rodeada por peñascos que hacen complicado el ingreso a ella, la laguna está rodeada por juncos acuáticos o más específicamente una planta llamada Totora.

La ruta sagrada

Sí, has leído bien; este hermoso lugar creado por las erupciones volcánicas del gran Cotacachi posee una ruta sagrada en la cual podrás caminar alrededor de la laguna y cuando digo alrededor me estoy refiriendo a que tendrás la posibilidad de darle la vuelta completa a Cuicocha caminando, el tiempo de este recorrido dependerá de varios factores, ninguno de ellos ajenos a ti, el tiempo promedio es de cuatro horas ya que son ocho kilómetros.

Nosotros no tuvimos la posibilidad de dar la vuelta completa porque el tiempo no jugó a nuestro favor, pero aprovechamos las escasas horas que teníamos para caminar un poco y tomar algunas excelentes fotografías, además de eso hasta hicimos un picnic improvisado en el cual tocamos ukelele e interpretamos algunas canciones.

También tuve la oportunidad de otorgarle a la hermosa laguna una melodía en armónica para conectarme con ella y seguir adorando estos lugares tan mágicos a los que los seres humanos solo debemos respeto y admiración.

La naturaleza es sagrada y debemos cuidarla porque debemos recordar que es ella quien nos mantienen vivos a nosotros y no al contrario.

En la Ruta sagrada podrás observar esculturas y piedras forjadas por los ancestros para hacer rituales de purificación durante el segundo día de Inti Raymi (Fiesta del Sol) esto sucede cada solsticio de verano.

El protector de Cuicocha

Cada lugar mágico en la tierra está protegido por un ente natural o sobrenatural, muchos de ellos aún lejanos al entendimiento humano, sin embargo, se sabe que esta hermosa laguna o caldera volcánica es protegida por el gran Mama Cotacachi y su hijo Yanaurcu quienes forman la gran leyenda que anteriormente conté en el artículo sobre el Taita Imbabura.

Tanto el volcán como la laguna pertenecen a la Reserva Ecológica Cotacachi Cayapas la cual se localiza entre las provincias Esmeraldas e Imbabura, esta gran reserva es considerada la zona de conservación más importante en los Andes occidentales de Ecuador.

Como regalo para hoy te traigo una fotografía del gran Taita Imbabura visto desde Cuicocha, quien desde su lejanía se mantiene pendiente de su gran amada Mama Cotacachi.

Cuando vayas a Cuicocha espero que la protejas como estos maravillosos volcanes lo hacen, del mismo modo, deseo que las únicas huellas que dejes en este santuario ancestral sean las de tus botas y no las huellas que algunos humanos suelen dejar en cada lugar visitado (basuras y elementos no biodegradables).

Ve a la Laguna, toma fotografías, medita, se parte del paisaje, grita incansablemente si es necesario y siéntete orgulloso de pisar tan memorable lugar.

Vive feliz, vive libre.

Milo
Viajero utópico que movido por su pasión te llevará a lugares asombrosos.

2 Comentarios

  1. Majestuosas e impresionantes las imájenes que nos permiten ver, lo apoteósico de este paraíso es poder apreciar en ello el esplendor Divino. Si nosotros en la distancia quedamos impresionados, cuán grata ha de ser la experiencia de uds dos, definitivamente somos una de tantas arenas que forman el inmenso desierto. Cómo hacen uds para resistir el frío de tan bajas temperatura… hermosas postales que he guardado en mi PC, gracias por llevarme a conocer, Virgil.

    1. Todos estos hermosos paisajes que traemos en estos artículos son para iluminar la vida de personas como tú, que aunque no estén presentes físicamente siempre lo estarán desde la distancia leyendo nuestras crónicas y sintiéndose parte del viaje en sí.

      Porque esa es nuestra misión.

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario