Ecuador

Chimborazo; la montaña más alta de la tierra

Ly4 comentarios2685 vistas

En mi concepto existen tres tipos de viajeros, los que se encantan recorriendo las grandes ciudades y pueblos, los que se apasionan con la naturaleza y sus paisajes únicos y aquellos que no saben con exactitud qué les gusta más porque aman ambas cosas, yo entro en este último grupo, me es muy difícil definir qué cosa disfruto más, lo que sí sé con exactitud es que mi pasión es viajar y como la de muchos de ustedes también, hoy quiero que me acompañen en la reciente aventura de la Senda rumbo al Volcán Chimborazo.

Un poco de contexto

El Chimborazo es el más alto de los muchos volcanes que posee Ecuador y el punto más alejado del centro de la tierra, por lo que estar en su cima es estar en el punto más cercano al sol o al espacio. Cuando me dijeron por primera vez que el Chimborazo por su ubicación era incluso más alto que el Everest no entendí muy bien, hasta que me lo explicaron de la siguiente manera: la tierra es redonda pero es achatada en los polos y aunque el Monte Everest tiene 8.848 msnm y el Chimborazo está a 6.263 msnm, la cima del Volcán Chimborazo se encuentra 2 kilómetros más arriba en relación con el centro de la tierra.

Desde que salimos de Quito, rumbo a Riobamba para emprender nuestro viaje al gran nevado Chimborazo, me pregunté el significado de aquella palabra, pues me parecía muy curiosa (si eres colombiano ya te imaginarás el porqué) así que consulté con varias personas si sabían lo que quería decir el nombre del volcán y nadie me supo dar una respuesta acorde, por ello antes de ir a visitarlo consulté en internet y para mi sorpresa encontré variaciones en el concepto; según algunas fuentes el primer vocablo kichwa “chimbo” quiere decir “mujer», según otras traduce «la parte frontera» y en otras dice que este vocablo significa «candente», lo que sí es seguro es que el segundo vocablo “Razu” representa a la palabra «nieve».

Una vez vi este nevado pensé que tenía más sentido aquello de «nevado candente» porque su blanco es absolutamente encantador y muy poderoso.

Parece que apagaron las luces

Así es queridos lectores, el inicio de nuestra anécdota y gran aventura inicia con las luces apagadas. Nos encontrábamos hospedados por Couchsurfing cerca a Riobamba, ciudad ubicada a 20 kilómetros del Chimborazo, a la que habíamos ido con el objetivo de conquistar la montaña más alta del mundo. El despertador sonó a las 6:00 a.m y a pesar del frío nos levantamos entusiasmados para emprender el camino, parecía que el clima en este día no fuese a acompañarnos pero nada impediría que viviéramos esta aventura en este día.

Estábamos a 23 kilómetros del lugar y parecía una carretera bastante frecuentada por lo que solo bastó caminar unos 20 minutos mientras hacíamos auto-stop para que alguien se apiadara de nosotros y nos llevara en su carro y no cualquier alguien, fue un guía quien paró, por lo que esta vez nos llevaron directo al sitio de destino y sin desvíos como en el Cayambe.

Mientras íbamos en el volco del carro el ambiente comenzó a apagarse, aquí la razón por la que digo que alguien apagó las luces, la neblina se apoderó de la carretera hasta oscurecerla por completo y esto impedía que aunque estuviéramos cerca pudiéramos ver al Chimborazo.

¡Déjate ver Chimborazo!

Nunca veíamos al Chimborazo, era como un volcán fantasma o como un niño travieso que jugaba a las escondidas con nosotros, la visibilidad de este volcán en días despejados alcanza a verse incluso desde la ciudad de Guayaquil, que se encuentra a 142 kilómetros de él pero no pudimos verlo ni estando en Guaranda o Riobamba, mucho menos desde Quito o en la carretera, siempre estaba oculto por la neblina o por una coreografía de nubes que solo permitía observar pequeñas partes de sus esquinas. Tanto nos hablaban de él y tantas fotos habíamos visto que nos encontrábamos ansiosos de conocerlo. Pueden con eso descubrir ustedes cuánta fue la emoción al verlo por primera vez frente a nuestras narices, cuando las capas de neblina densa se abrieron a modo de cortina y pudimos observar una gigante montaña blanca justo ahí, muy cerca de nuestros ojos.

Chimborazo

Fue un momento único, es difícil describir lo que sentí con exactitud, en especial porque no duró mucho, unos 5 minutos más tarde el Chimborazo volvió a ocultarse dejándonos iniciados y con muchas ganas de verlo nuevamente. En este momento el camino se complicó para mí, el frío me calaba los huesos, el viento era tan helado que me ardían los ojos, la neblina hacía que el aire respirado entrara como hielo y quemara mi nariz.

Punto de giro

Por fortuna mi suerte estaba a punto de cambiar, luego de varios pasos en los que el frío me hacía sufrir acompañándome pasó un hombre trotando, no imaginan cuánto lo admiré, era difícil entender cómo alguien podía trotar en ese clima, a esa altitud que por donde pasaba en ese momento era de 4.500 msnm, detrás de él iba su padre siguiéndole el rastro en un carro y esa fue mi salvación, nos llevó lentamente hasta el primer refugio mientras seguía a su hijo y nos contaba la razón por la que estaba trotando (entrenaba para presentar su prueba para ser policía), antes de llegar al refugio aquel futuro policía no pudo seguir más, era tanto el esfuerzo que debía realizar que la altura lo puso a vomitar y entonces aprendí lo que las altas temperaturas pueden hacerle a un cuerpo humano.

Al llegar a la entrada hacia el primer refugio quedé impresionada, sin palabras, a pesar de que anteriormente habíamos tenido nuestro primer encuentro con la nieve en el Cotopaxi, nunca en mi vida había visto tanta nieve junta, no sé cómo explicarlo pero esta nieve se sentía más suave, era muy divertido verla, tocarla y caminar sobre ella. A pesar de la neblina que seguía jugando el papel principal en el escenario, el paisaje era hermoso, perfecto, te muestro dos fotografías para que lo compruebes con tus propios ojos.

Salió el sol

En cuestión de segundos el ambiente se transformó y pudimos fascinarnos una vez más viendo la punta del Chimborazo, seguimos nuestro camino hacia el refugio, llamado Hermanos Carrel en honor a los hermanos ítalo-suizos que guiaron al inglés Edward Whymper en el primer ascenso hecho al Volcán Chimborazo en el año 1880. Allí nos encontrábamos a una altitud de 4.800 msnm, hay zona de camping y aunque yo no lo esperaba, hay gente acampando allí con ese frío tan tremendo.

Pasamos el refugio sin problema, este nevado me estaba pareciendo fácil, mucho más fácil que los subidos anteriormente en nuestra ruta, esto debido a que el sol había espantado a la neblina y eso hacía mi camino mucho más llevadero pero unos pasos más arriba encontramos una especie de cementerio, eran lápidas de personas que habían muerto tratando de conquistar la cima del Chimborazo o simplemente visitándolo, entonces en ese momento me di cuenta de que nos encontrábamos en la boca de un lobo disfrazado de oveja.

¿Leyeron con atención la lápida del lado derecho de la pantalla? leer esto me hizo estremecer, en especial porque sentí que en cualquier momento nuestras lápidas podrían decir algo similar.

«Cual saeta libre al viento buscaste coronar el infinito luego de haber alcanzado las más altas cumbres terrenales» -Tus padres y hermanos.

Caminando con prudencia

Allí supe que este era un lugar de sumo respeto, así que preguntamos a alguien que pasó por nuestro lado hasta dónde nos permitía llegar el volcán sin equipo y esta persona respondió “pueden ir hasta el segundo refugio pero no se desvíen del camino, ¿ven esa tormenta allá arriba? si baja y están fuera del camino, puede perderlos.», gracias a esto nos fuimos muy juiciosos por el sendero marcado, sin desviarnos.

En el camino nos encontramos con dos españoles que nos pidieron tomarles una foto y gracias a esta interacción con ellos, tuvimos amigos durante el resto del recorrido, debo mencionar que Milo y yo fuimos los primeros en entrar a la reserva puesto que habíamos madrugado mucho y el ingreso se permite a partir de las 8:00 p.m. hora exacta a la que llegamos. Debido a esto, junto con nuestros nuevos amigos, fuimos los primeros en llegar también al segundo refugio llamado Whymper (apellido de la primera persona en la historia que coronó el Chimborazo), estando allí los españoles nos invitaron a degustar unos deliciosos dulces propios de su país y además nos invitaron a tomar chocolate caliente para calmar nuestro frío interno, también gracias a ellos nos dimos cuenta que si caminábamos unos metros más hacia arriba podíamos conocer una pequeña pero hermosa laguna en medio de la nieve.

Camino a la laguna

Este camino se encuentra señalizado y también tiene un sendero marcado por el cual caminar para no extraviarse, nosotros sin siquiera dudarlo seguimos subiendo para ir a conocer aquella laguna llamada Cóndor Cocha, entre más arriba nos encontrábamos, más hipnotizada me volvía por el paisaje, hasta olvidé cuán difícil era para mí respirar a tanta altitud y cuando menos lo esperé entre mi obsesión con cada paso sobre la nieve y muchas fotografías, nos topamos con la laguna y nos enteramos de que acabábamos de romper nuestro nuevo récord personal, pues la altitud ahora era de 5.100 msnm.

No podía irme del lugar sin antes hacer bolas de nieve y lanzarlas a lo lejos o lanzarselas a Milo y él no podía irse sin correr 50 metros en la nieve mientras daba saltos gigantes, dicha esa información ya pueden imaginar nuestra absurda felicidad.

Luego de un rato de jugar como niños pequeños en la nieve, despedimos a Cóndor Cocha y nos dispusimos a bajar la montaña, al darnos la vuelta nos dimos cuenta del otro paisaje que estaba esperando a ser observado por los ojos de la Senda, el lado contrario del Chimborazo también era encantador.

De regreso a casa

Cuando llevábamos algunos metros bajando del lugar, notamos que estábamos bajando por un camino diferente, no tan marcado como por el que subimos, miramos hacia un lado y vimos allí el verdadero sendero pero como aquella frase que dice «para atrás ni para coger impulso» casi siempre resulta cierta, decidimos continuar el camino por donde íbamos y vaya sorpresa, pues al llegar de nuevo al primer refugio nos dimos cuenta de que habíamos hecho la Ruta de los Refugios completa y sin darnos cuenta, la seguimos al pie de la letra excepto porque no nos tardamos 2 o 3 horas, tal vez habrán sido 4 ya que no parábamos de tomar fotografías todo el tiempo.

Y como las sorpresas en un viaje no acaban hasta no llegar a casa realmente, cuando hicimos auto-stop de nuevo para poder regresar al lugar donde nos estaban hospedando, conocimos a unos bellos animales propios del altiplano andino, se llaman vicuñas, no le huyen a los humanos y su lana es excesivamente costosa.

Lo que necesitas saber para llegar al Chimborazo

La entrada a la Reserva de Producción de Fauna del Chimborazo es gratuita, solo debes registrarte al entrar y ya está, puedes ir caminando hasta donde desees, también existe la opción de contratar un carro que te suba hasta el primer refugio, justo en la entrada los puedes encontrar. En caso de contar con dinero suficiente y buen estado físico puedes contratar un guía y adquirir equipo especializado para hacer cumbre, a nosotros nos habría encantado pero viajamos sin dinero, por eso subimos hasta la laguna, lugar hasta donde puedes subir sin necesidad de pagar nada en caso de que viajes como nosotros.

El horario de visitas del Chimborazo es de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. y la cantidad de visitantes es limitada, así que te recomiendo madrugar si vas a ir en temporada alta o fines de semana. La temperatura promedio en el día es de -2°C a 10°C por lo que te recomiendo ir bien abrigado y por último, puedes tomar como ciudad de partida a Guaranda o Riobamba, desde Riobamba un taxi te cuesta aproximadamente 35 dólares hasta el primer refugio del Volcán ida y vuelta.

La época más adecuada de ascensión es en los meses de diciembre, enero y a veces, febrero. La segunda parte del año más estable es en los meses de junio y agosto.

Finalmente, quiero agradecer a quienes hicieron más amena nuestra estadía en el Chimborazo y aquellos que nos ayudaron en el trayecto para poder lograr nuestro objetivo, gracias a personas como ustedes es que personas como nosotros pueden seguir soñando.

Me parece muy cierta aquella frase que dice «si puedes soñarlo, puedes hacerlo», así que si lo sueñas, adelante, ¡tú puedes! no te pierdas la montaña más alta de la tierra.

Y para que te lleves una bonita idea de cómo se ve esta gigante montaña desde la ciudad de Riobamba acá te dejamos nuestro mejor trabajo.

 

Vive feliz, vive libre.

Ly
El mundo es mi país.

4 Comentarios

    1. Grandes palabras que nos das a la senda, espero que estés disfrutando de cada uno de estos lugares y te des la oportunidad de vivirlos cara a cara, gracias por los buenos deseos en mi cumpleaños y espero que todos estén bien en la familia; un gran saludo para todos.

      Vive feliz, vive libre.

  1. Hola! Soy Camila, de Rosario, Argentina, momentaneamente viviendo en Puerto Rico. Super interesante sus viajes, muy buena idea para compartirlos con viajeros que todavia no exploramos esas tierras. Pero el titulo del post dice «CHIMBORAZO; LA MONTAÑA MÁS ALTA DE LA TIERRA», y les queria preguntar, es la mas alta de la tierra? O a que se debe el titulo del post?
    Saludos, viva el viaje…

    1. Hola Camila, para nosotros es un gusto tenerte por acá y saber que estamos ayudando a los demás viajeros a que conozcan algunos lugares alejados de sus tierras, se dice que el Chimborazo es la montaña más grande del mundo ya que este no es redondo sino achatado en los polos y por ello el Chimborazo de 6.263 msnm se encuentra dos kilómetros mas cerca al espacio que el mismísimo Everest que tiene una altitud de 8.848 msnm.

      Vive feliz, vive libre.

Déjanos un comentario